Cruzada contra los bancos

Se pidió flexibilizar la entrada de nuevos entidades financiera para que exista mayor oferta, cambiar las reglas de la tasa de usura y trabajar en una ley de precios transparentes.

Imagen tomada de la cuenta personal en Twitter del minsitro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.
Imagen tomada de la cuenta personal en Twitter del minsitro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Los anuncios hechos por Bancolombia y Colpatria sobre la reducción de tasas para créditos hipotecarios, según sus mismos representantes, en la línea del gobierno colombiano que ha pedido públicamente que las bajas consecutivas hechas por la junta del Banco de la República se trasladen con rapidez a los créditos comerciales, parece no ser una tendencia que el gremio en general esté estructurando y solo se trata de dos casos aislados.

O esa, por lo menos, fue la conclusión que quedó en el ambiente este miércoles cuando en un debate de control político en la Comisión Tercera de la Cámara, se puso sobre la mesa temas como las condiciones de competencia del sistema financiero y el presunto acuerdo entre los bancos para no bajar las tasas y tarifas, que estarían afectando directamente a los usuarios de la banca en Colombia mientras que las compañías del sector elevan sus ganancias. “A febrero de 2013, las utilidades del sistema financiero, en su conjunto, se ubicaron en $7.99 billones, debido principalmente a la dinámica de las inversiones y de la cartera”, publicó la Superintendencia Financiera.

David Barguil, representante a la Cámara, con una presentación de 80 diapositivas, le pidió a la superintendencia Financiera y a la superintendencia de Industria y Comercio que investiguen si existen o no acuerdos de precios entre los bancos que se rehúsan a bajar tasas y, además, para que se exponga un balance sobre el impacto de la ley de topes de costos de los servicios financieros. Manifestó que “si bien es cierto que en el 2012, con la intervención de tasas se favoreció a los usuarios, en el 2013, éstas se dispararon”.

Durante el debate, varias preocupaciones lanzó Barguil: “Según el FMI, hay monopolio financiero en Colombia y esto no lo estamos atacando”. Apuntó, en un dato que comprueba la teoría expuesta, que “entre Davivienda, AVAL y Bancolombia, tienen el 66% del mercado… así no hay competencia y es difícil que bajen los costos financieros”. Por eso la petición de que se permita la entrada de más bancos al mercado colombiano.

Al finalizar el debate, el representante a la Cámara contó que la Superintendencia Financiera prometió que actualizará una vez al mes la tabla de tarifas que están cobrando los bancos para que los colombianos estén informados y creará una plataforma tecnológica independiente donde se montará toda esta información. “Le pedí al superfinanciero que los bancos vuelvan a mandar el Informe Anual de Costos explicando en detalle cada una de las tarifas que cobran por sus servicios”, agrega.

Pero la propuesta más importante y que tuvo acogida por el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, fue que el Banco Agrario, como política de Estado, baje todas sus tarifas. “Es el banco público y si ellos lo hacen, jalonará los clientes que tienen los otros bancos que cobran más caro. Obligará entonces a los demás a reducir las tarifas. No es una regulación. Y el ministro me dijo que llevará la propuesta a la junta directiva del banco para estudiarla, pues estaba preocupado porque aún no se han trasladado las bajas hechas por el Emisor en los bancos comerciales”.

También quedaron sobre la mesa otras proposiciones lanzadas en el debate: hacer estudios de costos y consecuencias de competencia monopolística. Cambiar la definición de la tasa de usura. Publicar tasas efectivamente cobradas y pagadas. Calcular márgenes de intermediación por niveles de ingreso. Definir metas de bancarización. También metas de educación financiera. Solicitar recomendaciones de política a la OCDE y crear estudios de elasticidad de la demanda.