Banco de la República no teme desborde de inflación por paro agrario

El gerente del emisor espera que no tenga mayor impacto en los precios de los alimentos.

Los más de 10 días que duró la huelga agraria en varias regiones del país que afectó la comercialización de alimentos, y el transporte a los grandes centros de distribución no impactará mayormente la inflación, consideró el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe.

Con el levantamiento de los bloqueos en la mayor parte de las zonas donde se adelantaba la protesta permitió a los campesinos ajenos a la protesta llevar los productos a las plazas de mercado. Esta situación fue considerada por el banco para desestimar un desborde del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mide la inflación mensual.

José Darío Uribe explicó que con los desbloqueos, se debe normalizar la distribución de alimentos y esperaría que no tenga “mayor impacto”.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo que no cree en un riesgo inflacionario por la huelga agraria que significó desabastecimiento de alimentos en algunas ciudades. “Realmente el problema de aprovisionamiento fue limitado a unos días y lo que hemos visto ha sido una disminución de los precios de algunos alimentos muy importantes para la canasta familiar”.

El responsable de la política fiscal en el país indicó que “no estamos preocupados en este momento, por algo que pueda generar problemas en materia inflacionaria”.

Indicó que la economía va bien, “seguimos haciendo todos estos ejercicios, por eso decimos que es posible que se requiera una reducción adicional en la tasa de interés (está en 3,25%)”.

El sector que tiene más preocupado al Gobierno es la industria que en junio registró una caída de 5,5%, “eso todavía nos preocupa, creemos que es importante estimular la demanda interna, y por su puesto la reducción de tasas de interés es la forma más efectiva para hacerlo”.

El Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (SIPSA) que administra el Dane, reportó que al inicio de la semana y como consecuencia del desbloqueo de las principales vías del territorio nacional, el transporte de alimentos desde Cundinamarca y Boyacá se normalizó, lo que incidió positivamente en el abastecimiento a las centrales mayoristas y en los precios de los alimentos.