BP compra 83% de productor brasileño de etanol CNAA

Aceptó pagar aproximadamente 680 millones de dólares para adquirir el 83% de las acciones de la Compañía Nacional de Azúcar y Alcohol.

La petrolera británica BP anunció este viernes la compra del 83% del productor brasileño de etanol CNAA por 680 millones de dólares (492 millones de euros), operación que reforzará su posición en el creciente sector de las energías alternativas.

"BP aceptó pagar aproximadamente 680 millones de dólares para adquirir el 83% de las acciones de la Compañía Nacional de Azúcar y Alcohol (CNAA) y refinanciar el 100% de su deuda a largo plazo", declaró en un comunicado difundido en Londres.

A través de esta transacción, la mayor que efectúa BP en el sector de las energías alternativas, el gigante británico adquirirá dos plantas productoras de etanol a base de caña de azúcar en la zona centro sur de Brasil, una en el estado de Goiás (centro) y otra en Minas Gerais (centro sur), además de otra actualmente en construcción en este último estado.

BP espera aumentar así su capacidad de producción hasta unos 1.400 millones de litros de equivalente etanol anuales.

"La energía de bajo contenido en carbono desempeñará un papel cada vez más importante para responder a la demanda mundial de energía", dijo a través del comunicado el presidente de BP, Carl-Henric Svanberg.

La transacción encaja también en la estrategia de BP de aumentar su presencia en los mercados energéticos emergentes.

La empresa británica posee desde 2008 una participación del 50% en Tropical BioEnergía, que opera también una planta de producción de etanol con una capacidad de 435 millones de litros anuales en el estado de Goiás.

La Compañía Nacional de Azúcar y Alcohol (CNAA) es un consorcio formado por la productora brasileña de azúcar Santelisa Vale, otras compañías privadas de inversión de fondos propios de Estados Unidos y Global Foods, una sociedad tenedora de acciones de otras empresas registrada en las Antillas Holandesas.

El mes pasado, la rival anglo-holandesa de BP, Shell, anunció la creación de una empresa local para producir etanol, con un valor de mercado estimado en 12.000 millones de dólares. La nueva firma, bautizada Raízen, contará con una producción de 2.200 millones de litros de etanol a base de caña de azúcar por año para atender al mercado brasileño y externo, lo que la convertirá en uno de los mayores productores mundiales de ese biocombustible.

Brasil es hoy, con una producción de 29.000 millones de litros, el segundo productor de etanol del mundo detrás de Estados Unidos (que lo fabrica de maíz), pero espera superarlo en 2017 con una producción esperada de 64.000 millones de litros).

Aunque también es el primer exportador mundial de este biocombustible elaborado a base de caña de azúcar, la mayoría de su producción está destinada a su gigantesco mercado interno, con 11 millones de vehículos que funcionan con un motor apto para gasolina y etanol indistintamente.

El objetivo de los brasileños es que con los compromisos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, cada vez más países opten por el etanol, considerado un sustituto energético del petróleo, pero criticado sobre todo por contribuir al aumento del precio de los alimentos.