Cepal insta a reforzar integración económica ante frenazo del comercio

Según el organismo el comercio latinoamericano se verá seriamente afectado por la débil coyuntura económica mundial.

La desaceleración del comercio en América Latina y el Caribe pone sobre el tapete la necesidad de dar un nuevo impulso a la integración económica en la región, donde los negocios entre los países son aún muy escasos, afirmó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

"América Latina y el Caribe debería iniciar un nuevo ciclo en términos de comercio e integración", dijo Alicia Bárcena, la secretaria ejecutiva de la Cepal, al presentar el informe "Panorama de la Inserción Internacional de América Latina y el Caribe 2013".

El informe muestra el frenazo que, según la Cepal, sufrirá este año el comercio en la región, afectado por la débil coyuntura económica mundial.

El organismo de Naciones Unidas sostiene que el superávit comercial de América Latina y el Caribe pasará de 41.000 millones de dólares en 2012 a 8.000 millones en 2013 porque las importaciones crecerán más que las exportaciones.

En 2013 se proyecta un crecimiento del valor de las exportaciones regionales de tan solo un 1,5 % (3 % en volumen y -1,5 % en precio), similar a la expansión de 1,4 % registrada en 2012, mientras que el valor de las importaciones se expandiría un 4,5 %.

Por países, Paraguay y Uruguay registrarían los mayores aumentos del valor exportado en 2013 (33 % y 14 %, respectivamente), en gran medida por la fuerte expansión de sus exportaciones de semillas de soja y carne.

En cambio, se prevé que algunos países de la región registren caídas en el valor de sus exportaciones, como por ejemplo Perú (-7 %) y Guatemala (-5 %).

En cuanto a las importaciones, los países donde crecerían con más fuerza este año son Perú (9,4 %), El Salvador (8,8 %) y Argentina (8,7 %), mientras que caerían en Nicaragua (-10,1 %) y Honduras (-6,1 %).

México, el principal exportador regional, registraría un crecimiento de sus ventas externas cercano a 3 % gracias a la incipiente recuperación de la economía estadounidense.

Y Brasil, segundo mayor exportador regional, vería un estancamiento de sus exportaciones.

Una de las principales amenazas en el horizonte para Latinoamérica es el retiro del estímulo monetario en Estados Unidos, que según la Cepal, podría reducir el crecimiento económico de la región y acelerar la salida de capitales.

Los vaivenes de la economía mundial han provocado la irrupción de grandes acuerdos comerciales interregionales que pueden modificar el panorama del comercio mundial.

Son iniciativas como el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), que reúne a Estados Unidos, Chile, Perú, Australia, México, Nueva Zelanda, Canadá, Japón, Brunei, Malasia, Singapur y Vietnam; o el acuerdo transatlántico de libre comercio e inversiones que negocian la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

Según Osvaldo Rosales, director de la división de Comercio Internacional e Integración de la Cepal, estos acuerdos buscan vincular las tres grandes "fábricas" mundiales, que son la Unión Europea, los países de América del Norte, asociados en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y los países de Asia y el sureste asiático.

Este fenómeno ha propiciado la aparición de cadenas de valor y redes internacionales de producción, que permiten producir bienes entre varios países.

Sin embargo, América Latina ha quedado excluida de esta tendencia y sus bloques comerciales, como el Mercosur o la Alianza del Pacífico, han tenido un impacto acotado.

En opinión de Alicia Bárcena, estos grandes acuerdos comerciales a nivel mundial "lo que hacen es acelerar la urgencia de transitar hacia un mercado latinoamericano más integrado".

Según cifras de la Cepal, el comercio interregional en América Latina y el Caribe supone el 19 % del total, mientras que en la subregión de Centroamérica alcanza el 25 %.

En el Mercosur, el intercambio comercial entre sus miembros es del 15 %, mientras que en la Alianza del Pacífico, formada por Colombia, Chile, México y Perú, es solo del 4 %.

La secretaria ejecutiva de la Cepal consideró que se deben tender puentes entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur para que la región, en lugar de fracturarse en dos partes, "logre comunicar las riberas del Atlántico y el Pacífico". 

Temas relacionados