Colombia necesita más emprendedores como los fundadores de Rappi

Sebastián Mejía, Simón Borrero y Felipe Villamarín son las mentes detrás de la app más descargada del país, facilitadora de la distribución comercial entre las marcas nacionales y los consumidores.

Sebastián Mejía (arriba izquierda), Simón Borrero (arriba derecha) y Felipe Villamarín (abajo) han creado diferentes compañías, con el objetivo de brindar soluciones tecnológicas a empresas y usuarios finales. / Cristian Garavito
Sebastián Mejía (arriba izquierda), Simón Borrero (arriba derecha) y Felipe Villamarín (abajo) han creado diferentes compañías, con el objetivo de brindar soluciones tecnológicas a empresas y usuarios finales. / Cristian Garavito

Colombia se ha convertido en uno de los países más importantes en términos de emprendimiento. En la última década hemos visto una fuerte y positiva transformación del ecosistema, que actualmente cuenta con emprendedores que piensan en grande y crean modelos de negocio innovadores, escalables y replicables. Sus fundadores piensan en las necesidades de la sociedad y crean soluciones para cumplir con exigencias mundiales a través de sus emprendimientos.

En Colombia contamos con referentes del mundo emprendedor que hoy se han convertido en un ejemplo a seguir. Uno de ellos es Rappi, emprendimiento con el sello Endeavor, que con tan sólo un año de existencia, se ha convertido en una compañía exitosa por su modelo de negocio. Este emprendimiento tiene la capacidad de acercar al consumidor a cualquier tipo de producto o servicio sin tener que desplazarse, algo muy valioso en ciudades capitales como Bogotá y México D.F., en las que el tráfico convierte una simple compra en un dolor de cabeza. Hoy sus clientes tienen la oportunidad de conseguir en esta plataforma más de 50 mil productos, gracias a los diferentes servicios que prestan (mercado en tiempo récord, restaurantes, rappicash para llevar efectivo donde la persona se encuentre y hasta compra de antojos).

Detrás de esta innovación está un grupo de emprendedores seriales, apasionados por transformar el mundo. Simón Borrero, Felipe Villamarín y Sebastián Mejía han creado diferentes compañías, con el objetivo de brindar soluciones tecnológicas a empresas y usuarios finales, que faciliten la manera de relacionarse con las marcas, y el mundo real. Estos jóvenes, actualmente menores de 35 años, empezaron a recorrer el camino emprendedor en 2007, momento en el que Borrero fundó Imaginamos, una empresa que nació con bajo presupuesto y que creció orgánicamente hasta convertirse en uno de los software studios más grandes de Latinoamérica, desarrollando alrededor de 5.000 proyectos digitales, ofreciendo apps, páginas web y software a pequeñas y grandes empresas.

Imaginamos fue el punto de partida para otros negocios como Grability, compañía creada en 2013 con el objetivo de desarrollar un prototipo para hacer las compras en dispositivos móviles de una manera más intuitiva y divertida para los usuarios. Grability ha reinventado la manera en la que grandes retailers de talla internacional interactúan con sus clientes. Algunos de ellos son El Corte Inglés (España), Cencosud (Chile) y Walmart (México).

Rappi es el más reciente emprendimiento creado por estos tres jóvenes, una empresa con alto nivel de innovación, que ofrece soluciones de intermediación entre los consumidores, las marcas y los comercios, con una robusta combinación de tecnología y logística de entrega, que incrementa las transacciones y dinamiza el mercado. De esta manera, han cambiado los esquemas de mercadeo de los comercios y grandes superficies, brindando mayor visibilidad de marcas y la posibilidad de tener un mejor conocimiento del consumidor. Hoy es la app más descargada de Colombia y empieza a conquistar el mercado mexicano.

Rappi se destaca por su equipo de trabajo y el alto compromiso adquirido con la generación de empleos de calidad en las ciudades donde opera. Cuenta con más de 600 colaboradores, quienes se dedican a sorprender a los clientes y “correr por ellos” para facilitar su vida al ofrecerles una alternativa que les ahorra tiempo y les da comodidad; y una red de más de 2.000 rappitenderos, un grupo de personas amables y rápidas que han encontrado en Rappi una forma de obtener ingresos y flexibilidad de tiempo.

Entre sus grandes logros, consiguieron cerrar recientemente la ronda de inversión más grande en la historia y sobresale el hecho de ser los únicos colombianos en formar parte de “Y Combinator”, la aceleradora de startups más importante del mundo, con sede en Silicon Valley. Las revistas especializadas dicen que ser aceptado en YC es seis veces más difícil que entrar a Harvard, pues las convocatorias se abren solo dos veces al año, se presentan más de 15.000 empresas y se eligen únicamente mil cada seis meses.

Mejía y Borrero se han convertido en referentes de emprendimiento de Alto Impacto en Colombia, en 2016 entraron a formar parte de la prestigiosa Red Global de Endeavor, en la que los emprendedores trabajan intensamente para escalar sus compañías, con el fin de convertirse en empresas globales, con una misión social significativa, enfocada en generar cientos de empleos de calidad, aportar al desarrollo económico y social del país y convertirse en modelos de rol, que inspiren y motiven a las nuevas generaciones a explorar el apasionante mundo del emprendimiento.

Colombia necesita más emprendedores como Simón, Sebastián y Felipe, quienes a través de la innovación y el trabajo persistente alcanzan las metas proyectadas y no se conforman con esto, siempre buscan dar el siguiente paso y escalar sus emprendimientos.

*Directora ejecutiva de Endeavor.