Congreso de Estados Unidos destrabó TLC con Colombia, Panamá y Corea

Al igual que lo hizo el Senado al medio día de este jueves, la Cámara aprobó el simulacro de votación del Tratado de Libre Comercio con Colombia, Panamá y Corea del Sur.

Los representantes a la Cámara de Estados Unidos, siguiendo los paso de sus colegas del Senado, dieron el aval en la votación simulada a los tratados de libre comercio con Colombia, Panamá y Ciorea del Sur.

Ahora queda en manos del presidente Obama la presentación del proyecto al Congreso para su aprobación definitiva.

Los republicanos han hecho de la aprobación de esos tres tratados de libre comercio un asunto de principios.

El gobierno de Barack Obama ha advertido que no los enviará al Congreso si no se renueva el programa de subvenciones, que expiró en febrero pasado.

No incluir el TAA "está en desacuerdo con las intenciones del gobierno", afirmó el martes el representante comercial (USTR), Ron Kirk.

No obstante, Kirk saludó la actividad en el Congreso y afirmó que el gobierno sigue abierto a negociar para lograr "una agenda comercial balanceada".

En los debates, legisladores demócratas no lograron vincular un plan de acción acordado entre Bogotá y Washington para garantizar derechos laborales en Colombia al acuerdo comercial entre ambos países.

Los gobiernos colombiano y panameño han introducido a marchas forzadas importantes cambios en sus legislaciones para acatar las demandas de mejoras laborales y fiscales que exige Washington.

El TLC con Colombia está pendiente de aprobación desde 2006, los de Panamá y Corea del Sur desde 2007. Los tres aumentarían las exportaciones estadounidenses en 12.000 millones de dólares y crearían decenas de miles de puestos de trabajo.

Tanto el gobierno como los congresistas quieren ratificar los acuerdos comerciales antes del receso del Congreso en agosto. Legisladores han advertido que luego será difícil porque los preparativos hacia las elecciones presidenciales de 2012 tornarán aún más polarizado el clima político.

Satisfación del Gobierno colombiano

El ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, se mostró complacido por la decisión del Senado y la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos por la votación simulada que aprueba el Tratado de Libre Comercio, con lo cual se inicia el trámite formal para la ratificación final del TLC.

Según el Ministro, en las dos instancias legislativas se logró una amplia votación, hecho que allana el camino hacia la aprobación del Tratado, lo que podría ocurrir de aquí a septiembre, dice el comunicado de prensa.

Esta fase, aseguró el Ministro, también garantiza la renovación de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga (ATPDEA, por sus siglas en inglés) y cuya votación se produjo en el mismo paquete legislativo. La prórroga, que irá hasta julio de 2013, será retroactiva para los cuatro meses en los que no estuvieron vigentes esos beneficios.

La aprobación de las ventajas arancelarias es urgente, consideró el funcionario, al recordar que el Gobierno ha diseñado un plan de acción y que básicamente consiste en brindar ayuda financiera al sector exportador, a través de Bancóldex, para no afectar los sectores que gozan de esos beneficios y que son altamente generadores de empleo.

Al destacar la importancia de lo que significa la renovación del Atpdea, el titular de la Cartera de Comercio recordó que en 2010, el 56% de las exportaciones colombianas a Estados Unidos hicieron uso de las mencionadas concesiones unilaterales, destaca el informe de prensa.

Díaz-Granados dijo que este nuevo escenario para el Tratado y el Atpdea, es el resultado del acuerdo al que llegaron los Presidentes de ambas naciones en abril pasado.

“Luego de la votación simulada, el proceso formal del legislativo continuará y esperamos contar muy pronto con la votación definitiva del TLC”, dijo el Ministro, al precisar que la prórroga del Atpdea debe servir como puente mientras se realiza el proceso de implementación del acuerdo.

El funcionario insistió en que continuará trabajando de la mano con la Casa Blanca, el Congreso estadounidense, la Embajada de Colombia en Washington, la Oficina Comercial del Ministerio y el sector privado, para llevar el mensaje de importancia que tiene este proceso para los dos países.