Detrás de huelga de cafeteros hay un botín de $1 billón, advierte gremio

Luis Genaro Muñoz advirtió que existen fuerzas oscuras detrás de las protestas de algunos cafeteros.

Una manipulación nacional e internacional podría estar detrás de las protestas cafeteras que busca el desmonte de la garantía de compra del grano a los caficultores y que podría alcanzar la suma de un billón de pesos anuales, denunció el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz.

Un sector de los cafeteros colombianos ha anunciado que se apresta a participar en el paro nacional agrario programado para el próximo 19 de agosto de este año. En la huelga solo estaría un grupo pequeño de cultivadores que no están de acuerdo con el monto de los subsidios aprobados por el Gobierno, ni por las políticas desarrolladas desde la gerencia de la Federación.

Luis Genaro Muñoz advirtió que existen fuerzas oscuras detrás de las protestas de algunos cafeteros que buscan hacerse al costo que significa el funcionamiento de la garantía de compra y que podría valer un 20 por ciento de la cosecha anual, es decir cerca de un billón de pesos. El dirigente gremial descartó que estas acciones se estén ejecutando desde los comités regionales.

“Los intereses económicos están fundamentalmente en el sistema de comercio nacionales e internacionales”, dijo el gerente de la entidad. Mencionó a bandas de contrabandistas que podrían estar afectados por la garantía de compra que da un mejor precio al productor.
La garantía de compra le significa al productor poder negociar el grano cerca de su finca. Este sistema no funciona en ninguna parte del mundo, ni siquiera en Centroamérica. Sin la garantía de compra y sin la participación de la federación en la comercialización, se tumban los precios internos, explicó el gerente.

Si la cosecha cafetera está por los cuatro o cinco billones de pesos, el 20% significa que hay mínimo un billón de pesos en ese juego que sale de los bolsillos de los productores. “Sin estigmatizar a nadie, aquí (en el paro) hay un interés económico diferente al del productor”, dijo Luis Genaro Muñoz.

El dirigente gremial dijo que de una alguna parte sale la financiación de la protesta. En la huelga hay intereses políticos de todo tipo: el gobierno está interesado en que su programa continúe, el presidente decidirá si es candidato-presidente, el expresidente Uribe, legítimo, haciendo política, la izquierda, unos movidos en la Habana tratando de llegar a un acuerdo de paz y si se logra un paso siguiente es llegar a la política.

Pero eso no puede servir para esconder la verdadera causa y discusión cafetera: para dónde va Colombia en los mercados, qué hacemos con la garantía de compra, cuáles son los intereses que podrían estar en juego allí. “Esas discusiones hay que darlas de fondo y no se pueden perder esas ópticas a la hora que el país está dando tan seria pero acaloradas discusiones”, dijo el presidente de la Federación.

Cifras de la Federación

Frente al comportamiento del contrabando en la comercialización del café, el gerente de la entidad cafetera, previno que está actividad ilícita se haga a dineros del programa de Protección del Ingreso del Caficultor (PIC). Hasta esta semana se han entregado 1.639.967 pesos de apoyo al caficultor con beneficio para 1.159 cafeteros que acceden diariamente al subsidio.

Las cifras de la Federación indican que hasta el momento se han tramitado 4,3 millones de facturas, de las cuales 94.389 fueron declaradas como no aprobadas al detectarse que buscan ilícitamente los recursos otorgados por el Gobierno del presidente Santos. En 576 municipios de 21 departamentos cafeteros, al menos 305.879 caficultores están recibiendo apoyo a su ingreso, equivalente a 501.631 millones de pesos, precisa el informe de la Federación Cafetera.

Para el dirigente gremial es preocupante la manipulación de que está siendo objeto un grupo de cafeteros. "No vaya y sea el cafetero, el tostado y molido en este paseo", advirtió.