Deuda de familias colombianas asciende a $80 billones

El crédito de consumo es de 60 billones de pesos.

Pese a que se mantiene en niveles controlables, la deuda de los hogares colombianos ha comenzado a despertar alguna inquietud entre las autoridades monetarias.

El director del Departamento de Estabilidad Financiera, Dairo Estrada, manifestó que a enero de este año la deuda de los hogares está alrededor de los 80 billones de pesos, cuando un año atrás era cercana a los 74 billones de pesos.

Explicó que el crédito de consumo asciende a 60 billones de pesos y los restantes son de vivienda.

"La gente se endeuda en créditos de libre inversión, compra de vehículos y utiliza la tarjeta de crédito con incrementos significativos y vale la pena resaltar el crédito de libranza en el país", indicó Estrada.

Remarcó que el crédito de consumo sigue siendo muy dinámico y "vale la pena seguirle haciendo un monitoreo muy estricto para evitar riesgos futuros sobre el sistema financiero".

Al revelar el informe de Estabilidad Financiera que realiza el Banco de la República insistió en que no se quiere que el riesgo de crédito se incremente. "Es decir que haya un incremento en la probabilidad de que los créditos se dejen de pagar ante un choque macroeconómico".

Consideró que las mayores deudas se genera por que los hogares ven que obtienen mejores ingresos y toman decisiones en términos de mayor endeudamiento.

Dijo que el precio de la vivienda sigue subiendo en Colombia. Lo que descartan las distintas autoridades es que se pueda hablar de burbuja asi las cotizaciones de las viviendas se mantengan al alza.

"Es una variable muy importante para monitorear posibles problemas de sobrevaloración en el mercado de vivienda y en el hipotecario", dijo Dairo Estrada.

Manifestó que la buena noticia para el país es que los otros indicadores muestran muy buenas señales. La proporción del valor de la deuda al valor del inmueble demuestra que estamos en valores relativamente aceptables.

Para el director Estabilidad Financiera del Banco de la República la carga financiera es 'pesada' para los estratos más bajos de la población. Les cuesta más trabajo asumir las obligaciones.