Días grises paralas cámaras digitales

La industria percibe las ganancias más bajas en una década. Analistas esperan una guerra de precios que quebraría a los pequeños jugadores.

Las acciones de Nikon, el segundo fabricante mundial de cámaras, han caído 34% en lo corrido de 2013. / AFP

Fue en junio pasado cuando Nokia, el jugador al que muchos daban por vencido, le mostró al mundo su nueva revolución: el Lumia 1020, un dispositivo móvil acompañado de una potente cámara digital de 41 megapíxeles, provista de estabilizador de imagen y la promesa de capturar escenas con la más alta resolución de la industria de los teléfonos móviles (por supuesto, recibe y hace llamadas).

“Dejará obsoletas a las cámaras digitales convencionales”, aseguró Chris Weber, su director de mercadeo. Pero cuando el mercado apenas reaccionaba a la nueva propuesta, Sony lanzó el Xperia Z1, un teléfono acompañado de una cámara de 20,7 megapíxeles que permite tomar fotos bajo el agua y que además viene acompañado del Lente G, dispositivo que mejora la calidad de la imagen. Samsung no se ha quedado atrás: tras anunciar que reestructurará su negocio de cámaras, produjo el Galaxy S4 Zoom, que viene acompañado de un lente con la capacidad de acercar los objetos 10 veces desde su ubicación original.

Los lanzamientos, que auguraban una nueva era en el segmento de los teléfonos móviles, causaron preocupación entre los fabricantes de cámaras digitales. De acuerdo con un informe de la consultora UBS AG, la japonesa Nikon, el segundo jugador del mercado mundial, ha rebajado los precios de sus equipos como estrategia para atraer la atención de los consumidores masivos. Es así como su modelo 1 J2, lanzado hace un año, se vende hoy a US$240, 64% por debajo de su precio original.

La industria no vive sus mejores días y las ganancias están en su punto más bajo en una década. En el reporte financiero de su primer trimestre fiscal del año (abril a junio), Nikon registró una ganancia operativa de US$61 millones, una caída de 74,2% frente al mismo período de 2012. Por su parte, Canon, el líder global, reportó US$1.774 millones por el mismo indicador en el primer semestre del año, lo que supone una rebaja de 12,6% frente al ejercicio anterior.

El mercado espera que ambos actores se concentren en una guerra de precios que podría tener consecuencias en toda la industria. “Va a ser muy difícil para los pequeños fabricantes de cámaras digitales mantener su competitividad a medida que la competencia entre Nikon y Canon se intensifica”, le dijo Ryosuke Katsura, analista de UBS AG, a Bloomberg.

Las cifras rojas se vienen viendo desde el lanzamiento del iPhone en 2007: desde entonces, el valor de las acciones de los dos principales jugadores se han reducido a la mitad. De hecho, el título de Nikon acumula una caída de 34% en lo corrido del año, siendo el de más bajo desempeño del índice japonés Nikkei 225.

Todo hace creer que el panorama empeorará en los meses por venir: mientras que Morgan Stanley predice que los envíos de cámaras digitales al mercado caerán hasta los 69 millones de unidades (o 30%) hasta final de año, la consultora IDC, en un estudio realizado con dueños de teléfonos inteligentes de 25 países, incluyó a la resolución de las imágenes como uno de los elementos con mayor peso en el momento de decidir qué dispositivo comprar.

Los analistas creen que la estrategia de recortar los precios funcionará mientras Nikon y Canon se deshacen de su inventario. ¿Y después? “Los fabricantes de cámaras necesitan de una innovación que dispare sus ventas. Un área en la que están concentrados es en el equipo médico, para el cual diseñaron sensores ópticos y procesadores”, le dijo Hirosuke Takayama, de SMBC Nikko Securities, a Bloomberg.

 

 

[email protected]

Temas relacionados