'Que Ecopetrol se venda en dos años'

Tras la venta de Isagén, ese organismo ve con buenos ojos la enajenación de un 10% de la petrolera para hacer infraestructura. En la otra orilla, expertos se oponen.

En noviembre de 2010, el presidente Juan Manuel Santos había propuesto poner en venta el 10% de Ecopetrol. / Archivo
En noviembre de 2010, el presidente Juan Manuel Santos había propuesto poner en venta el 10% de Ecopetrol. / Archivo

El ruido que generó el Gobierno al anunciar la venta de un 57% de su parte en la generadora de energía Isagén aún no ha cesado, y el propósito de obtener $4,5 billones para la ejecución de infraestructura en los próximos años no ha dejado de ser cuestionado por la academia y varios sectores políticos. Sin embargo, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF) cree que la decisión del Ejecutivo no es un paso en falso y dice que la solución para sacar del atraso la ejecución de obras civiles es enajenar en menos de dos años un 10% de Ecopetrol.

Esta propuesta había sido anunciada por el presidente Juan Manuel Santos en 2010. El proyecto de ley para la venta se elaboró y radicó entonces, pero en 2011 fue retirado del Congreso ya que se consideró que no era el momento de la enajenación, la cual se estableció que debía hacerse “sin afanes”.

“El Gobierno se está despertando un poco tarde ante las carencias de infraestructura y ante los problemas de competitividad. Aplaudimos la idea de allegar recursos de Isagén para llevar $4,5 billones con el fin de apuntalar la inversión. Esperamos que pronto hagan lo mismo con Ecopetrol antes de 2015”, dijo a este diario el presidente de la ANIF, Sergio Clavijo. Esto equivale, según los cálculos de este organismo, a una venta de US$9.600 millones de la petrolera (2,4% del Producto Interno Bruto).

Si a través de este mecanismo el Estado no impulsa la ejecución de infraestructura, dice un informe de la ANIF, “será imposible enfrentar la irreversible apertura económica que nos va dejando el cúmulo de tratados de libre comercio, los cuales ya cubren cerca del 71% del comercio internacional del país”.

Con todo y la venta de Isagén, asegura la ANIF, los recursos para la infraestructura al término de este año no pasarían del 4% del PIB (el año pasado se destinó un 3,6% para este propósito). Otra preocupación adicional, de acuerdo con el organismo, es el “apretón” en el presupuesto de inversión para 2014, debido a que viene un pico en el pago de pensiones y una caída en el recaudo de impuestos.

Vender una porción de Ecopetrol —como se hizo con activos como las termoeléctricas de Cartagena y Tasajero y con las represas de Chivor y Betania en los noventa— no es una tarea fácil, en opinión del experto en hidrocarburos Julio César Vera. “Hacer la enajenación de un 10% implica la elaboración de un proyecto de ley. Todo el proceso se puede tomar tres años. Además, el Gobierno había dicho que ese dinero no se necesita. Habrá que mirar qué pasa con las elecciones de 2014 y analizar si los precios del petróleo suben”.

En cuanto a la venta de Isagén —firma en la cual han manifestado su interés empresarios europeos y americanos—, Vera cree que el anuncio se hizo en un momento inadecuado, dada la coyuntura política.

“Todo lo de Isagén ocurre en el momento en que el Estado ha venido dando subsidios a diestra y siniestra a sectores como cafeteros, arroceros y demás. Esto se deriva de un problema fiscal. El Gobierno necesita financiarse; el dinero es fungible”, señaló el docente y exdirector del Banco Central del Perú, César Ferrari.

En cuanto a la propuesta de vender un porcentaje de Ecopetrol, el académico comentó que esta estrategia del Gobierno va encaminada a enajenar todo por pedazos, hasta dejar al Estado sin nada. “Para financiar carreteras, existen mecanismos internacionales. Se quiere enajenar a estas empresas que dejan buenos rendimientos para cambiarlas por activos que no los generan”.

 

[email protected]

@hector_sandoval