EE.UU. extiende ayudas para familias con hipotecas "basura" hasta 2013

Entre las novedades introducidas en el programa, que recoge la prensa local, se encuentran la rebaja de los tipos de interés.

La Administración del presidente Barack Obama anunció la extensión del Programa de Modificación de Vivienda Asequible (HAMP en inglés) hasta 2013, un año más de lo previsto, para ampliar la base de los participantes y aliviar los problemas causados por las hipotecas basura.

Entre las novedades introducidas en el programa, que recoge la prensa local, se encuentran la rebaja de los tipos de interés y ofrecer una mayor reembolso a las entidades financieras que otorgaron estos préstamos para que reduzcan los pagos mensuales.

"De este modo, seremos capaces de asistir a un mayor conjunto de propietarios que están luchando para pagar su hipoteca", indicó Tim Massad, secretario asistente del Tesoro para la estabilidad financiera en un comunicado.

El objetivo es que los bancos reduzcan el principal de la hipoteca en sus cuentas, por el que la agencia federal triplica la compensación ofrecida, de modo que se permita un descenso en el monto de las mensualidades adeudadas.

Además, con la nueva propuesta se permitirá que accedan al programa aquellas personas cuya incapacidad para hacer frente a la deuda esté relacionada con facturas médicas impagadas o cuentas pendientes de tarjetas de crédito.

La iniciativa HAMP, lanzada en 2009, tenía como objetivo modificar las condiciones financieras de casi 4 millones de hipotecas y evitar así nuevos desahucios, pero los propios funcionarios han reconocido que apenas han ayudado a reestructurar 900.000 de ellas.

La crisis de las hipotecas basura aún deja sentir sus efectos sobre la economía estadounidense, pese a los miles de millones de dólares de los contribuyentes canalizados desde el Gobierno a través de la nacionalización de los gigantes Fannie Mae y Freddie Mac.

Muchas familias han tenido que buscar la ayuda de estos programas públicos para evitar perder su casa, pero el plan diseñado por el Gobierno se ha mostrado hasta el momento incapaz de hacer frente a la enorme escala del problema y muchos hipotecados se han quedado fuera de las condiciones exigidas para poder acceder a esta refinanciación.