Publicidad
Economía 1 Ene 2013 - 8:59 pm

La primera fuente laboral femenina

El sindicato de muchachas negras

La historia de cómo un grupo de mujeres busca hacer valer sus derechos laborales. Para respaldarlas, un proyecto de ley de trabajo decente ya está en sanción presidencial.

Por: Andrea Londoño S. / Especial para El Espectador
  • 447Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/economia/el-sindicato-de-muchachas-negras-articulo-394787
    http://tinyurl.com/bdn8o5f
  • 0
insertar
En Medellín, se reunió por primera vez un sindicato de mujeres, para reivindicar sus derechos laborales. / Archivo particular

Sindicato, empleadas del servicio, mujeres, negras, Medellín, sería el telegrama para contar lo que pasó el 2 de diciembre, desde las 9:40 de la mañana. Por fortuna, en la modernidad se puede hablar más, más barato, sin intermediarios, y, sobre todo, se oye masivamente a quienes parecían sin voz.

Ese domingo se reunió por primera vez un colectivo, en este caso, un sindicato de mujeres, para reivindicar sus derechos laborales como trabajadoras del servicio doméstico, afro. Aquí empieza el problema: ¿por qué afro? Aunque algunas de las pocas asistentes trigueñas o mestizas, mencionaban que el racismo es un problema que nace en las personas “de color”, la discriminación racial no se la imaginan los negros ni se la inventaron los chocoanos; es un problema mundial que en Colombia se palpa, y cada vez que se palpa, vuelve a doler. “Lo que exigían en un trabajo para vender productos de belleza era el bachillerato, y yo lo tenía, y aceptaron a todas las compañeras que se presentaron, menos a mí, que era la única con este color de piel”, dice una de las iniciadas en el sindicalismo, y estira su brazo y lo recorre con el índice de la otra mano, mostrando que tiene la prueba de su hipótesis: piel negra.

Además del racismo y el maltrato, a muchas de estas mujeres les informa su patrona: “Usted es como de la familia”. Este concepto que puede partir de un deseo genuino, casi nunca se aplica en su significado pragmático, sino que por el contrario, se sitúa en el ámbito de lo abstracto, en el que priman cariño y familia (de la patrona) como valores que pueden reemplazar el cumplimiento de obligaciones legales contantes:

Salario mínimo legal. Seguridad social en salud, pensiones y riesgos profesionales. Horario o jornada máxima legal de 8 horas y de 10 horas para trabajadoras internas. Descanso semanal, mínimo de 24 horas. Pago de horas extras. Pago de horas nocturnas. Pago por trabajo en días dominicales y festivos. Dotación de tres uniformes al año. Vacaciones remuneradas. Consignación de cesantías. Liquidación a la terminación del contrato. Permanencia en el trabajo cuando queda en embarazo y licencia de maternidad. Permiso para los casos de calamidad.

El problema del trabajo doméstico en Colombia, primera fuente laboral femenina urbana, depende de voluntades gubernamentales y civiles. El aspecto legislativo pareciera ser el más progresista: frente a la ley, las trabajadoras del servicio doméstico gozan del mismo tratamiento que cualquier trabajador, excepto por la prima y la jornada máxima para las trabajadoras internas, normativas que se espera cambien a su favor.

En cuanto al Ejecutivo, debe hacer que las empleadoras cumplan la ley, y a las empleadoras les corresponde cumplirla, por encima de creencias como que el techo y el alimento que dan las exime frente a las normas laborales. El género femenino es determinante en este problema: “Nosotras nos entendemos con las patronas; ellas nos dicen cuánto nos van a pagar, lo que tenemos que hacer; ellas nos regañan y ellas son las que también nos humillan”, dice otra asistente, en un descanso de “Del dicho al hecho”, nombre de la reunión. Mientras en sectores laborales como el del comercio, el Ministerio de Trabajo ha hecho 4.000 Inspecciones de Verificación de Condiciones laborales (IVC), y en el de hoteles y restaurantes, alrededor de 1.000, el año pasado, por primera vez, se hicieron cinco visitas; sí, 5 casas de familia fueron visitadas en todo el país (según el informe estadístico de IVC, consolidado en 2011). Es importante destacar que el Ministerio de Trabajo, si se le compara con los últimos 10 años, ha propiciado avances en materia sindical y de apoyo a la formalización del trabajo, con herramientas como Servicio Doméstico, Guía Laboral, una cartilla sobre las normas laborales legales de las empleadas del servicio doméstico en Colombia, publicado en Internet.

Hemos mejorado, sin duda. Sirvienta o manteca, como se las llamaba despectivamente, son términos en desuso, gracias a grupos progresistas y al enfoque de derechos humanos de las ONG nacionales como Carabantú, la Red de Mujeres Afrocolombianas Kambirí y la Escuela Nacional Sindical (ENS); esta última entidad ha liderado el proyecto de inclusión laboral de las empleadas del servicio doméstico.

Los avances también hay que abonárselos a entidades internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT). A la fecha, espera sanción presidencial el histórico Convenio 189, suscrito por representantes de los gobiernos, empleadores y trabajadores de esta entidad, por los derechos de los trabajadores y trabajadoras del servicio doméstico. Suena casi a equívoco hablar en Colombia de trabajadores (masculino) del servicio doméstico; sin embargo, aunque los varones son una ínfima minoría, también forman parte de las 742.000 personas que calcula el DANE, pues se desempeñaron en el trimestre julio-septiembre de 2012 en la categoría de empleado doméstico, aunque se cree que hay mucho subregistro. Una vez el presidente ponga su firma, el Convenio regirá como ley, y servirá como catapulta para continuar el proceso de reivindicación.

A las 11:15, luego de la bienvenida a las 40 mujeres que asistieron a la reunión y de la exposición de las experiencias significativas, a cargo de Ramón Emilio Perea, de Carabantú, llegó el turno de Sandra Milena Muñoz C., responsable de inclusión laboral del área de defensa de derechos de la Escuela Nacional Sindical y líder del proyecto de estas mujeres:

“Muchas de las aquí reunidas estuvieron conmigo capacitándose, pero pueden tener dudas de lo que vinieron a hacer. Aquí estamos creando conciencia de que hay una forma de defender derechos laborales, pararnos y hablar con los empleadores de la triple discriminación que sufren ustedes: mujer, afro y trabajadora del servicio doméstico. Sabemos que es difícil, porque ustedes trabajan hasta 15 horas diarias, y algunas sólo descansan el domingo. Además, nosotros no podemos hablar por ustedes. Podemos apoyarlas y darles herramientas, pero ustedes tienen que hablar por ustedes… hago una pregunta: ¿si una persona trabaja un día a la semana, el empleador está obligado a pagarle seguridad social?”. Sí, respondió ella misma, y dio pie a otros testimonios:

“Por días nos va mejor, pero gastamos más en pasajes y nos acumulan el trabajo de manera inhumana”. “Aunque a uno no lo metan al seguro por días, al menos puede uno sacar tiempo para las reuniones del colegio de los hijos, porque una vez, cuando yo era interna, le mostré a la patrona la citación que me enviaron del colegio, y me dijo: “¡Ay!, en esos colegios si joden”, y no me dejó ir, y entonces cogí mi pago y me largué”.

“Yo en cambio tuve la experiencia de que se unieron los cuatro patrones míos y me afiliaron. Al principio me dijeron que me pagaban 60.000 pesos, y que yo con eso me pagara, y yo les dije que no, que me hicieran un contrato, y que se juntaran. Incluso pude estudiar y ya me gradué de pedagogía infantil”.

En 1989, el 60% de las empleadas del servicio en Colombia eran internas, el 32% externas y el 8% tenían varios empleadores. Hoy la proporción de los dos primeros rubros es inversa. La mayoría trabaja por días.

Luego, Sandra Milena hizo una síntesis de la historia sindical reciente: “derecho que no se conoce, no se reclama”. La mayoría no quiere ser trabajadora doméstica toda su vida; la mayoría es desplazada; son víctimas de acoso y abuso sexual; les niegan y esconden la comida; les toca abandonar a sus hijos; no les permiten los tiempos de descanso diario, y los días de duelo generan malestar con los empleadores; las acusan de “brutas” o ignorantes, y de no tener aspiraciones educativas; se da el trabajo infantil y juvenil con la consecuente vulnerabilidad de las niñas que lo ejercen. Por último, Sandra destacó que la aspiración de las trabajadoras domésticas era conseguir puesto en una empresa.

A las 12:30 se anunció una dinámica, a manera de acción afirmativa, orientada por María Edith Morales, investigadora de las condiciones laborales de las trabajadoras del servicio doméstico, trabajo que se hace en convenio entre Carabantú y la ENS. Las 40 mujeres se dividieron en grupos, para responder un cuestionario que permitió recoger sus expectativas y temores, además de proponer eslóganes para motivar al grupo.

En el salón León Zuleta de la Escuela, se oyeron las primeras arengas: “Sí podemos, sí podemos”, “Unidas por los derechos de las mujeres”, “La unión hace la fuerza”, “Con voluntad y esperanza lograremos nuestros más imposibles anhelos”. Los relatores de la reunión, los organizadores y las sindicalistas primíparas expresaban en sus caras el clímax del evento.

Lo que siguió fue el protocolo de todos los inicios de un proyecto comunitario: lectura sobre la síntesis de las respuestas grupales, a manera de acuerdo; pregunta formal sobre el compromiso: ¿quiénes quieren formar parte del sindicato? 20 alzaron la mano; ¿quiénes quieren seguir trabajando por sus derechos? Todas alzaron la mano. “Felicitémonos”, dijo Sandra, “contemos esto a más gente, las convocaremos a finales de enero y no se nos pierdan”.

Agradeció la asistencia y anunció el almuerzo, para quienes habían sacrificado su escaso día de descanso en la búsqueda de hacer oír sus derechos laborales.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 18
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Feria Minera cierra con expectativas de negocios por 150 millones de dólares
  • Aquí es lo mismo, aquí es igual

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
18
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Dianammt

Mie, 01/02/2013 - 20:52
Las cuestiones de género están atravesadas por múltiples cuestiones que las mujeres "racializadas" y "clasificadas" debemos tener en cuenta en nuestras organizaciones. Invito a l@s interesad@s a intercambiar experiencias con las mujeres del Colectivo Rebeldia y a Las Trabajadoras del Hogar, ambas organizaciones de Santa Cruz, Bolivia. evirod457@hotmail.com. Saludos
Opinión por:

agualongo

Mie, 01/02/2013 - 16:27
Andrea Londoño: cómo habrá de discriminación que la noticia sobre esta valiente reunión organizativa del 2 de diciembre, salió hoy, o sea un mes después. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

alvaroaocampog

Mie, 01/02/2013 - 15:01
Quiero ver a los Presidentes de las Federaciones Sindicales de empleados privados y públicos, a los propios jueces huelguistas, pagando a las "muchachas del Servicio doméstico" todos los derechos laborales que con parafiscales pueden llegar facilito al millón de pesos. Ja! me suena a chiste!!!
Opinión por:

vhwrytfd

Mie, 01/02/2013 - 13:15
La forista solesporventanilla debe estar dichosa, ya el patrón no la va tarriar en la cocina.
Opinión por:

morterox

Mie, 01/02/2013 - 11:41
***** LA CURA MÁS PELIGROSA QUE LA ENFERMEDAD**** lo complicado para estas mujeres es ***¿ quién las emplea así teniendo en cuenta todos los derechos de ley?*****. A veces las cosan parecen sencillas pero en el terreno se complican. Ejemplo, A un familiar le debían sus prestaciones en un taller de carpintería cuando acudió al juez laboral este no pudo hacer nada porque el dueño del taller lo único embargable era el mismo taller del cual dependian 7 trabajadores con sus familias incluyendolo a el.
Opinión por:

Luis Alberto Serrato

Mie, 01/02/2013 - 10:22
De acuerdo con que estas trabajadoras gocen de sus derechos. Debemos tener eso si en cuenta que como una secretaria se debe capacitar media vida para ejercer como tal, las trabajadoras de este sector deben igual ofrecer un servicio calificado que garantice al patron que lo que paga es lo requerido. Muchas de ellas vienen a la ciudad producto de la violencia u otro fenomeno que aqueja nuestro pais y lo primero y casi unico que puede hacer decente es trabajar en una casa pero no tiene ni idea de atender una familia. Entonces sí pero ademas de la demagogia gubernamental, que ofrezca un curso a nivel nacional para certificar estas empleadas no solo en lo laboral sino en asegurar tambien que no representen un peligro para una familia desprevenida que las contrata.
Opinión por:

QUIRO practico

Mie, 01/02/2013 - 10:20
Que bueno para que la mama de germandatos le de mejor murrio a ese hijo marico que tiene jejejejejejejejejeej
Opinión por:

plip

Mie, 01/02/2013 - 10:19
que bien coolombia delen derechos a los negros y a los memes pero a los colombianos de veerdad que coman mierda, por que legislar para una raza invasora que los devuelvan para el Africa mas bien !
Opinión por:

nopech

Mie, 01/02/2013 - 19:41
tienes razón cholo chibchombiano porque ustedes son los dueños de su país por eso lo tienen Vuelto M...., pero lo malo es que tus patrones nos trajeron hace cuatrocientos años, por eso aquí estamos y aquí nos quedamos.
Opinión por:

nelson ronderos

Mie, 01/02/2013 - 10:12
El problema de fondo es la violación de derechos laborales, en este caso, el sector del trabajo doméstico; es una práctica consuetudinaria en Colombia y en muchas otros lugares como en EE. UU, "Adalid de la Democracia". Es decir, si existiera en democracia verdaderas Cortes Constitucionales, los Estados que se autoproclaman democráticos y fieles defensores de los derechos ciudadanos, estarían demandados por violación permanente de la Constitución. Claro que esta problemática se ve y se siente más en algunas poblaciones, como los grupos étnicos, que en la población mestiza o la que se considera "blanca" ... Esto para no mencionar el flagelo del desempleo, violación a la constitución del derecho al trabajo, que debe ser garantizado a todo ciudadano en cualquier "Democracia electorera".
Opinión por:

at52

Mie, 01/02/2013 - 09:50
Todas las del sindicato de sirvientas negras ,estan exigiendo que la cofia,sombrero u cachucha que las señora les quieren implantar ,para taparles sus aireados rizos, debe ser un turbante, como lo propuso la directora del gremio, sra eulalia teodora cordoba.
Opinión por:

hkdk

Mie, 01/02/2013 - 09:34
balbino de acuerdo , pero primero hay que verlas trabajar, trabaja mas un gorgojo en un riel, la mayoria dejan todo sucio, a medio hacer , nada de limpiar nada, las muchacjhas de nates y no ern esclavas hacian bien su trabajo, limpiaban las ventanas, la estufa ,los pisos y las paredes, ahora los vidrios nos toca a los patrones o una vez en el año , p0r mucho, las pardes esas empledas no les pasan un trapo. ahora toca pintar cada dos años, se liomirtan a tender las camas, medio aspirar y hacer el almuerzo. pero eso si a pagarles el doble.
Opinión por:

pesoneto

Mie, 01/02/2013 - 09:20
¿ENTONCES las empleadas BLANCAS,INDIAS Y DEMAS COLORES tambien DEBEN organizarse en sindicato ??? !!! No solo las muchachas NEGRAS tienen derechos !!! Todas las demas MUJERES, sin especificar el RACISTA, ODIOSO Y EXCLUYENTE COLOR COMO LO HACEN LAS MUCHACHAS NEGRAS, tambien tienen sus derechos y merecen toda proteccion, no por su color sino por ser mujeres trabajadoras y por su labor desempeñada !!! Este RACISMO NEGRO conduce a que se acabe el servicio domestico interno y se contrate solo por horas, asumiendo las empleadas todo lo referente a la salud y seguridad social !!! Asi debe ser !!!
Opinión por:

ma_ziruma

Mie, 01/02/2013 - 08:53
No todo en el 2013 debe ser desear éxitos o cumplimientos de deseos... La sociedad colombiana bajo la dirección del gobierno nacional debe tener un mayor compromiso con el mejoramiento de las condiciones de vida de sus conciudadanos y, en particular, por personas a las que la deuda social es mayor. Las empleadas domésticas negras sufren, como dice el columnista, de una triple manera: como mujeres, como negras y como empleadas del servicio doméstico. Enhorabuena se resuelve este conflicto con la creación de este nuevo Sindicato
Opinión por:

tobin

Mie, 01/02/2013 - 08:50
ADEMAS LES PONEN UN UNIFORME QUE PARECEN RECLUSAS... ASI DICEN QUE EN COLOMBIA SE ACABO LA ESCLAVITUD... MENTIRA.... MIREN LOS CUARTOS DE LAS EMPLEADAS DOMESTICAS Y VERAN QUE NADA CAMBIA CON LAS DEL BUEN PASTOR...
Opinión por:

BALBINO85

Mie, 01/02/2013 - 04:48
Buena esa accion , pues de las melegas , mantecas , sirvientas , etc , se ha abusado mucho en Colombia . Lo ideal es eliminar la empleada interna y fomentar el trabajo por horas . En otros paises a la empleada se le paga de la siguiente forma : 1.5 x salario minimo / el numero de horas semanales ( eso si la empleada paga su seguridad social y esto lleva incluido la cesantia ) ejemplo : en Colombia seria 900.000 pesos mensuales / 48 = $ 4.400 por hora . Asi las cosas una empleada de medio tiempo de lunes a sabado ganaria 450.000 pesos mensuales y una de dos horas diarias , 225.000 . El patrono solo debe pedir una declaracion extrajuicio de la empleada en donde esta manifiesta que esta afiliada a salud , pensiones y riesgos profesionales y a un fondo de cesantia
Opinión por:

euritos

Mie, 01/02/2013 - 04:23
El Racismo y la xenofobia AUMENTAN con la injusticia y la no redistribución de la riqueza;- Cuando la gente ve y siente que solo unos pocos pueden tener una vida digna, la tolerancia se reduce ostensiblemente. . Demos valor a la vida y a la dignidad de las personas, sean de donde sean y vengan de donde vengan. . Las personas piensan, los perros ladran. -No convirtamos nuestro mundo en una jauría humana. . PUES SALDREMOS TODOS PERDIENDO!!!. (GRACIAS)
Opinión por:

PERIODISMO AMARILLISTA

Mar, 01/01/2013 - 22:41
Ese tema y la ley de victimas son una buena demagogia esgrimida por el actual Presidente. En la ley de víctimas, supuestamente hay restitución de tierras, pero si el predio está en manos de un tercero le ofrecen tierras periféricas de climás mayos y con problemas técnicos para la producción agropecuaria. Si la víctima no acepta le dan un indentivo en plata que no supera los 20 millones. Esto sirve para lavar el crimen del despojo a favor de terratenientes y corporaciones adjudicatarias de las tierras por medio de la violencia y por precios irrisorios a favor del monopolio.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio