Publicidad
Economía 4 Mayo 2013 - 1:38 pm

Crisis económica en Europa

Eslovenia entra en la fila de la crisis europea

A Grecia, Irlanda, Portugal, España y Chipre se le acaba de sumar el pequeño país de Europa. La causa: el sistema bancario y finanzas públicas en rojo.

Por: Edwin Bohórquez Aya
  • 41Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/economia/eslovenia-entra-fila-de-crisis-europea-articulo-420037
    http://tinyurl.com/kn86zj2
  • 0

La escena se repite: el ministro de finanzas de turno, como si fuera un estudiante a punto de presentar un examen que define su futuro, debe reunir todos los documentos necesarios para presentarlos en Bruselas y explicar cada uno de los detalles del programa de reformas para sanear un modelo bancario que tiene el agua al cuello. Sentados, como unos buenos televidentes, al otro lado y frente al telón, los dueños del dinero que ponen condiciones para poder entregárselo al ‘quebrado’ escuchan atentos para dar un sí o, al contrario, exigir mayores ajustes al plan.

Es un capítulo de la película trágica que vive Europa en materia económica. Ya la protagonizaron Grecia, Irlanda, Portugal, España, Chipre y ahora llega el turno de Eslovenia, un país de unos 2 millones de habitantes, que proviene de la antigua Yugoslavia y que tiene un sistema financiero que representa el 130% de su Producto Interno Bruto, algo así como una ‘bancodependencia’ económica que durante muchos años ofreció resultados positivos y ahora navega a la deriva en medio de aguas turbias.

La protagonista es Alenka Bratusek, la primera ministra del país, que debe presentar la próxima semana su plan de reformas en Bruselas, después de año y medio en recesión declarada y con el que pretende ajustar el sistema bancario, poner estables las finanzas públicas y lograr, de una vez por todas, poner a toda máquina la economía. Algo bastante complicado si se tiene en cuenta la gran participación que tienen los bancos en la generación de empleo y recursos del país.

La cuestión es que si el plan es bueno, podrán seguir batallando al interior del país. Si no lo es, deberán entrar las autoridades económicas del Viejo Continente, entre ellas la Comisión Europea, a ofrecer su ayuda internacional. Y los mercados, los grandes jueces de toda esta desafortunada cadena de crisis, ejercen la mayor presión sobre el recién nombrado gobierno esloveno, que tan solo lleva seis semanas en el poder.

Los antecedentes no son buenos. Eslovenia sufrió el martes, por cuenta de Moody's, una rebaja en la nota soberana del país a la categoría de ‘especulativa’. El hecho obligó a la suspensión de una emisión de deuda en dólares y, por supuesto, un alerta de magnitudes astronómicas sobre, precisamente, los mercados. Ya, en abril, la Comisión Europea le había pedido a Bratusek que pusiera en marcha las reformas propuestas por el antiguo gobierno.

Los bancos, como un solo equipo, tienen créditos por unos 7.000 millones de euros que saben no van a recuperar. En términos de ellos, una cartera impagable. Una cartera castigada. Y esa cifra es, ni más ni menos, el 20% del PIB, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, del país. Ese es el gran problema que tiene Eslovenia.

Ya han salido propuestas de lo que debería hacer el gobierno, pero la más obvia y además cierta es la que lanzó Moody’s, quien dice que debería inyectar nuevos fondos a los bancos. “Los tres principales bancos del país, todos públicos, necesitarán al menos una inyección de 900 millones de euros antes de finales de año”, cuenta la agencia AFP.

Para sumar, llega la deuda pública. Está en el 54,1% del PIB en 2012, frente al 90,6% que promedia la eurozona, de acuerdo con las cifras del instituto Eurostat. Aquí es donde entra parte del plan que se presentará en Bruselas: nuevos recortes de los salarios de los funcionarios, un aumento del Impuesto al Valor Agregado y la creación de un ‘impuesto de crisis’ temporal que afectaría a todos los eslovenos.

En la lista están la privatización de dos empresas, pero hasta el momento no se tiene claro quién estaría interesado en desembolsar lo que valen. Por ahora y hasta la presentación frente a la Comisión Europea, el único combustible que mantiene a Eslovenia sobre el curso son los dineros que recibió tras colocar deuda a corto plazo. El examen que tiene Alenka Bratusek la otra semana podría ser el más importante de su vida. Si lo pasa, no solo ella quedaría graduada en crisis, sino que su país podría mantenerse a flote con buen viento y buena mar.

  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Mujer es atacada con ácido en Cali
  • La hora del guisante blanco
  • Por deshidratación murió caballo cochero en Cartagena

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio