Publicidad
Economía 11 Feb 2011 - 11:40 am

Grupo constructor Oikos propone modificar subsidio de vivienda social

La firma considera que los recursos para este tipo de ayudas son insuficientes.

Por: Elespectador.com
  • 12Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/economia/grupo-constructor-oikos-propone-modificar-subsidio-de-v-articulo-250324
    http://www.elespectador.com/noticias/economia/grupo-constructor-oikos-propone-modificar-subsidio-de-v-articulo-250324
  • 0

El compromiso del gobierno colombiano para construir un millón de viviendas de interés social para familias de los estratos más pobres solo es posible haciendo una reingeniería del subsidio pues bajo las actuales circunstancias es imposible cumplir con esa intensión del presidente, Juan Manuel Santos.

El anuncio fue hecho por el Grupo constructor Oikos al estimar que los recursos apropiados para subsidios de vivienda de interés social son insuficientes, factor que obliga a ejecutar variables que permitan el buen desempeño del proceso del cual urge el país si se tiene en cuenta el alto déficit habitacional en las capas más vulnerables de la sociedad.

El presidente de Oikos, Gabriel Díaz, dijo que es perentorio modificar la entrega del subsidio pues si se continúa otorgando en los valores y la forma actual, sería inviable llegar al millón de viviendas.

Según el empresario este subsidio debe hacerse a más largo plazo, ya sea porque se liquide sobre el indicador de tasas de interés o por la forma de pago del beneficiado. En ese orden de ideas sería viable que muchas personas recibieran la vivienda en arrendamiento y la fuera adquiriendo más lentamente de tal manera que se les entregará el subsidio en el tiempo de adquisición.

“Esto se puede hacer perfectamente con modelos de Titularización o Fondos Inmobiliarios en donde la propiedad de la casa subsistiría en cabeza de una fiduciaria o de un patrimonio autónomo para que la persona vaya adquiriendo la casa por cuotas que signifiquen solamente la adquisición de derechos fiduciarios y ahí entraría la posibilidad del subsidio. Solo así el auxilio de vivienda se entregaría igualmente favorable para el propietario y para el comprador”, explicó Díaz.

A criterio del empresario, el Gobierno podría aplazar en treinta años el pago de dicho subsidio beneficiando considerablemente al comprador.

Subsidios verdaderos y coherentes

Actualmente existe una contradicción entre subsidio y crédito bancario. El subsidio se entrega al que no tiene capacidad económica mientras que los créditos del sector financiero están atados al ingreso y a la capacidad de solvencia del interesado.

Este punto es muy importante para concebir el subsidio porque actualmente para que una persona reciba el auxilio de vivienda debe demostrar que su ingreso salarial es muy bajo, que es único salario en el núcleo familiar, que no tiene vivienda y que tiene una serie de factores de necesidad que lo hacen acreedor al derecho del subsidio.

Esta contradicción hay que acabarla para que los más pobres tengan acceso a la vivienda sin las talanqueras y exigencias de la banca, solo con el derecho constitucional de recibir un beneficio o subsidio cuando no se cuenta con los recursos para adquirirla”, dijo Diaz.

Consideró que hay que buscar la forma para que las personas pobres sin acceso a la banca compren su casa adquiriendo lentamente los derechos fiduciarios de la vivienda que será de su propiedad al término de treinta años, sin deberle dinero a nadie y sin el riesgo de perderla por incumplimientos en el pago de las cuotas.

Para el Grupo Oikos está demostrado que si es viable encontrar fórmulas o modelos diferentes que pueden ser interesantes para el estado y que pueden redundar en opciones exequibles para la compra de vivienda.
 

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • EE.UU. urge a la formación de una alianza internacional para frenar al Estado Islámico
  • Persiste crisis carcelaria en Cartagena

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio