Hamburguesas de McDonald's atragantan a Wall Street

Roja, como la nariz del payaso que tiene por imagen, fue la jornada para la cadena de comida rápida McDonald's.

AFP

Wall Street vivió el lunes una jornada indigesta por el mal sabor de boca que dejaron las hamburguesas de McDonald's y sus decepcionantes resultados, que provocaron un cierre plano al índice Dow Jones mientras el selectivo S&P 500 se daba todo un banquete con un nuevo récord histórico.

Roja, como la nariz del payaso que tiene por imagen, fue la jornada para la cadena de comida rápida McDonald's, que en lo que va de año ganó 2.666 millones de dólares, solo un 3 % más, debido a la debilidad de las ventas en Europa y Asia, y marcaba al sonar la campana un -2,68 %, la peor cifra entre las 30 empresas que componen el índice de referencia de Wall Street.

Pese a todo, las ganancias de las tecnológicas Microsoft (1,94 %) y Hewlett-Packard (1,47 %), Bank of America (1,15 %) y la aseguradora United Health (1,02 %) consiguieron que el parqué neoyorquino cerrara vestido de verde pálido, con un ascenso casi imperceptible del 0,01 % y 15.545,55 unidades, neutralizando también las malas noticias que el mercado inmobiliario traía desde Washington.

Y es que la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces anunció hoy un inesperado descenso de 1,2 % en la venta de casas usadas durante el mes de junio, si bien este descenso mantenía el dato como el segundo mejor desde 2009.

En tanto, el selectivo S&P 500 se dio un banquete y terminó la jornada con unas ganancias del 0,2 % (3,44 puntos) para alcanzar las 1.695,53 unidades y apuntarse por tercera jornada consecutiva una marca desconocida en toda su historia.

En un punto medio, el mercado Nasdaq repuntó el 0,36 % (12,78 puntos), hasta las 3.600,39 unidades, aunque algunos de sus componentes electrónicos como Texas Instruments (que cerró con 0,43 %) y el videoclub online Netflix (que lo hizo con -0,99 %) experimentaban verdaderos cambios después de clausurarse la sesión.

Texas Instruments celebraba las buenas cifras que registraban casi un 50 % de ganancias en el primer semestre del año y subía más de un 2 % en las operaciones electrónicas posteriores al cierre. Netflix, en cambio, se desplomaba hasta un 8 % debido a que no consiguió enrolar tantos nuevos suscriptores como los analistas consideraban entre abril y junio.