'Hay accionistas en tela de juicio'

Sin embargo, sostiene que no es juez y que lo importante es que ninguno tiene el control de la empresa.

Iván Darío Arroyave, presidente de  la Bolsa Mercantil  de Colombia.
Iván Darío Arroyave, presidente de la Bolsa Mercantil de Colombia.

¿Por qué si la Bolsa Mercantil de Colombia perdió unos $16 mil millones en los últimos años, el valor de la acción no se devaluó?

Esa pregunta se la tiene que hacer al 60% de las acciones de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC). La BVC tiene 97 acciones en circulación, de las cuales 60 no se mueven independiente de si la compañía está dando pérdidas o no. Es un fenómeno del mercado accionario colombiano que es absolutamente pequeño. La cultura de las tesorerías está enfocada en invertir en lo más tradicional, como Ecopetrol o ISA. El precio de la acción de la Bolsa Mercantil de Colombia no se mueve desde 2009. Entonces uno no puede manipular una acción cuando ésta no se está moviendo.

¿No es un absurdo que si la empresa está perdiendo dinero, la acción siga estable?

Es el fenómeno de la BVC, por lo pequeña que es.

Si la BVC es un mercado tan estable, ¿por qué no se percataron antes de lo que pasaba con los repos de Fabricato?

Le puedo hablar desde mi barrera: el reglamento de repos de la BVC amerita una revisión completa y una reingeniería amplia. Hace poco sugerí que el mercado debería someterse a cuidados intensivos para que se revise toda esta reglamentación.

¿Hay plata de repos de Interbolsa en la Bolsa Mercantil Colombiana?

Tenemos un portafolio entre la Bolsa y la Cámara cercano a los $40 mil millones y no hay un vínculo con Interbolsa como firma comisionista, ni tenemos repos de Fabricato, ni de Interbolsa, ni de ninguna compañía de las que ahora están en tela de juicio.

Pero han salido a relucir empresas que también son accionistas de la BMC, como Valores Incorporados S. A., que al parecer han sido canalizadoras de recursos del polémico Fondo Premium de Curazao por un valor de US$174 millones. Todo eso se investiga.
Esas conclusiones las tendrá que hacer un juez de la República, pero le digo que ni siquiera conozco a esos accionistas para ser honesto. Hay 234 accionistas.

Pero estas compañías en la mira figuran en el listado de los 10 primeros accionistas de la BMC. ¿No le preocupa?

Como administrador me preocuparía si una persona que está en tela de juicio por su honorabilidad tuviera el control de la compañía. Puedo dar fe de que aquí nadie tiene el control sobre la empresa. No conozco al señor Corridori ni al señor Maldonado. A Juan Carlos Ortiz sí lo conocí una vez y lo vi en un par de ocasiones. Al señor Hélber Otero también lo he visto.

Cuando se analiza el listado de accionistas de la BMC uno ve que aparecen muchos de los personajes que hoy están en el ojo del huracán.
De esto le doy fe: llegue acá en condiciones independientes. Si toda esta gente está en tela de juicio no los puedo defender ni atacar porque no me corresponde. Pero sí le puedo dar fe de que aquí nadie tiene control sobre la administración.

¿No le preocupan estas denuncias de lavado que han empezado a circular?

Me preocupa el escándalo de reputación. Aquí los accionistas pueden entrar o salir, lo importante es sostener la institucionalidad de una empresa marchando. Lo importante es que un eventual pillo no venga a dar órdenes aquí, eso sí sería preocupante. Confío en la estructura de gobierno corporativo que tenemos, aquí nadie me da órdenes o instrucciones.

¿No lo inquieta que personajes tan controvertidos figuren como accionistas de la BMC?

Hay una realidad que no podemos ocultar: hay unos accionistas que ahí están, que son visibles. Es preocupante que algunos estén en tela de juicio, pero no soy juez. Claro que me preocupan estos rumores, no puedo negar que hay unos accionistas en tela de juicio. Pero, repito, mientras sienta que mi gobierno corporativo es lo suficientemente independiente, no debo preocuparme. Los accionistas se mueven, llegan nuevos, y si llega alguien con intención de manipular a la administración seré el primero en denunciarlo.

Por la BMC también pasaron, por ejemplo, controvertidos personajes y firmas como Proyectar Valores, ya intervenida y liquidada.
Sí, aquí estuvieron. Todas las inversiones del Grupo Proyectar Latinoamérica se desmontaron el 15 de abril de 2011, cuando no era ni siquiera miembro de la junta directiva. No puedo decir que no entraron acá. De pronto sí tenían más influencia, de pronto no, no tengo elementos de juicio. Pero mi administración, que empezó el 24 de octubre del año pasado, ha sido completamente honesta.

¿Se ha pensado convocar a la junta directiva para evaluar lo que pasa?

Lo tendrían que hacer los accionistas. Por lo pronto hay tranquilidad porque sabemos que el paquete de acciones que pueden estar en tela de juicio las tiene Interbolsa en liquidación, y que esas acciones las va a vender. El liquidador tiene una gran responsabilidad.

Las acciones se van a vender. La pregunta es: ¿al mismo precio?

Nadie le va a responder eso porque es el mercado el que determina esas cosas. Los precios pueden caer, subir. No puedo asegurar que cuando se vuelva a activar el mercado pueda caer un poco esa acción o que suba.

¿El ministro lo ha llamado a preguntarle si debe preocuparse por lo de Interbolsa?

No, simplemente nos hemos estado cruzando algunas comunicaciones escritas.