Impuestos más altos para los ricos

John Boehner propone que sea para los que ganan más de US$1 millón al año en EE.UU.

La propuesta de Obama es para aquellos que ganan más de US$250.000.  / AFP
La propuesta de Obama es para aquellos que ganan más de US$250.000. / AFP

John Boehner, el vocero republicano de la Cámara de Representantes, ha propuesto aumentar los impuestos de renta para los estadounidenses que ganan más de US$1 millón al año. Es una concesión enorme en las negociaciones con el presidente Barack Obama para evitar el precipicio fiscal.

Las personas familiarizadas con las negociaciones dijeron que Boehner estaba proponiendo aumentar los impuestos de los estadounidenses más ricos, pero con la condición de que Obama realice profundos recortes al gasto en pensiones y programas de salud.

La oferta de Boehner se queda corta con respecto al objetivo de Obama, que era lograr un aumento de los impuestos para los hogares que ganaran más de US$250.000 al año; pero la propuesta de igual forma representa un avance significativo, porque Boehner, junto con otros republicanos de la Cámara, hasta ahora se habían resistido a cualquier aumento en los impuestos.

No obstante, un vocero de Boehner sugirió que el acuerdo todavía estaba relativamente lejano. “Las líneas de comunicación siguen abiertas, pero no hay acuerdo, ni hay ningún acuerdo inminente”, dijo el vocero. La Casa Blanca no quiso hacer comentarios.

El cambio en torno al tema de los impuestos, que fue reportado por el medio de comunicación Politico, aconteció luego de una reunión entre Obama y Boehner el jueves en la Casa Blanca y luego de una conversación telefónica que tuvieron el día viernes.

Ambos bandos han dicho que tienen la esperanza de llegar a un acuerdo antes del fin de año para evitar un aumento automático de los impuestos por US$600.000 millones y recortes al gasto que probablemente sumerjan a la economía de los Estados Unidos en una nueva recesión.

Sin embargo, las negociaciones siguen estando estancadas. Los demócratas dicen que no discutirían otros aspectos del acuerdo mientras los republicanos no aceptaran aumentar los impuestos de los ricos.

La oferta de Boehner de aumentar los impuestos de los millonarios, con respecto a su nivel actual de 35%, tan sólo generaría una fracción de los US$1,4 billones que Obama espera obtener de ingresos. No obstante, la maniobra pone de relieve la presión cada vez mayor que hay sobre la Cámara de Representantes para que abandonen su resistencia a impuestos más altos para los ricos, que durante más de dos décadas ha sido una característica representativa de los políticos conservadores.

Obama fue reelegido en noviembre luego de una campaña que puso énfasis en la necesidad de aumentar los impuestos de los ricos. Las encuestas también han arrojado que la mayoría de los estadounidenses aprueban un trato menos generoso para los hogares con altos ingresos.

Muchos republicanos, en particular los del Senado, han aceptado durante las últimas semanas la idea de permitir un aumento en los impuestos de las personas más acaudaladas, lo cual deja a Boehner, en la Cámara de Representantes, cada vez más aislado.

Aunque la concesión de Boehner pudo haber preparado el terreno para un acuerdo, puede no ser suficiente. Los demócratas pueden no aceptar las exigencias de reducciones al gasto, o pensar que los aumentos tributarios son muy limitados. Las conversaciones también pueden fracasar por la exigencia de Obama de tener más gasto de estímulo, así como su insistencia en adoptar un mecanismo permanente para aumentar el límite de préstamo de Estados Unidos, que es una propuesta a la que los republicanos se oponen vehementemente.