La ingeniosa respuesta de VivaColombia al presidente Santos

Después de que el mandatario le pidiera a sus ministros que dejaran de viajar en primera clase y se pasaran a económica, la aerolínea decidió darle este consejo.

En el año en el que todos los indicadores macroeconómicos están a la baja, se ve una inflación disparada, el fenómeno de El Niño le pega al precio de los alimentos, las exportaciones caen al 35%, las importaciones descienden por encima del 20%, el precio del petróleo marca mínimos de hace 12 años y por esa misma ruta las cuentas fiscales de la Nación se ven directamente afectadas, lo mínimo que el presidente Juan Manuel Santos le podía pedir a su equipo de gobierno, dicen los críticos, era austeridad.

Por eso, después de terminar el pasado Consejo de Ministros, el mandatario, públicamente, les dijo que “cada entidad tiene el compromiso de seguir haciendo una austeridad inteligente y seguir ahorrando recursos, porque infortunadamente se nos han disminuido demasiado los ingresos, por eso hemos dado unas instrucciones para seguir con la austeridad este año e inclusive hacer más esfuerzos y vigilar con todo el cuidado cada uno de los rubros”.

Entonces, dentro de la reunión ministerial les pidió que dejaran de viajar en primera clase, tanto en los desplazamientos nacionales como los internacionales, para estar en línea, precisamente, con esa austeridad inteligente de la que habla.

Por eso llamó tanto la atención la campaña que por redes sociales adelantó la compañía aérea de bajo costo, VivaColombia. Resulta que la empresa, después de conocer la solicitud del mandatario, le contestó desde sus cuentas de redes sociales así: “Señor presidente, si de verdad quiere ahorrar, mande a volar a sus funcionarios por VivaColombia”. La frase va acompañada de una caricatura del presidente Juan Manuel Santos.

Los seguidores de la empresa en Instagram se dividieron, unos, por ejemplo, dijeron que “esa sería una muy buena idea”, pero otros, al contrario, advirtieron con un viejo adagio que esa no era la mejor solución porque “lo barato sale caro”.