Malos tiempos para los cultivadores de papa

La caída en el consumo del tubérculo, crecientes importaciones y menores precios, son razones que tienen en líos a 120 mil productores.

Según Fedepapa,  el país importa al año 20.000 toneladas del tubérculo. / Archivo
Según Fedepapa, el país importa al año 20.000 toneladas del tubérculo. / Archivo

Mientras que los productores de café, leche, arroz y cacao tratan de afrontar las crisis de sus sectores empujados por subsidios que ha venido dando el Gobierno, los cultivadores de papa dicen no poder continuar cargando problemas como la caída en el consumo de este producto, el incremento en las importaciones del mismo, la revaluación y una reducción en los precios internos.

Alejandro Estévez, presidente de Fedepapa (gremio de los cultivadores), señaló que hay dificultades en regiones como Boyacá, Cundinamarca, Antioquia y Nariño, no sólo por la inestabilidad climática, sino porque el consumo per cápita de la papa en Colombia cayó de 75 kilos por año a un promedio de 60. A esto se suma que el precio del tubérculo está por debajo de los $450 por kilo —lo cual no cubre los costos de producción y el valor de los insumos para poner en producción una hectárea del cultivo—.

Estévez contó que otra de las grandes preocupaciones del sector es la creciente importación de papa de Estados Unidos, Europa y Argentina. “Llegan 20.000 toneladas del producto al año. En Europa o Argentina, producir un kilo de papa vale entre $280 y $350. Acá vale por $450 por los costos de mano de obra y mecanización”.

En protesta por su situación, miles de cultivadores de papa en varias regiones productoras salieron ayer a las vías a exigir un precio de sustentación de $85.000 por carga de 125 kilos y una refinanciación de las deudas que tienen los agricultores. Sin embargo, el presidente de Fedepapa dijo que el valor del tubérculo ha estado muy por debajo de los $40.000.

Aunque sectores como el café y el cacao han recibido subsidios, el presidente del gremio asegura que los paperos no son tan organizados como los cafeteros, lo cual dificulta que el Gobierno otorgue ayudas. “No tenemos listado general de los cultivadores. No hay una ley que obligue a declarar volúmenes de siembra”.

Sin embargo, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo, anunció recientemente un aporte de $2.500 millones anuales para incentivar el consumo de papa y “una refinanciación de créditos con tasas preferenciales”. También, dijo que a los pequeños productores afectados con la crisis del sector se les entregarán semillas.

Rafael Mejía López, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), dijo que el Gobierno con la solución del paro cafetero abrió una puerta difícil de cerrar, y es la de las vías de hecho por parte de los productores agropecuarios.

Añadió que “el gran problema de la cadena de la papa es la innumerable intermediación. Se aprovechan del productor para acabarlo y no dejar que saque su producto en una forma rentable”.

 

[email protected]

@hector_sandoval

Temas relacionados