¿Mejores tiempos para la industria?

El Gobierno asegura que tras la consolidación de tratados de libre comercio como los de Estados Unidos y la Unión Europea, ahora la prioridad es formular políticas enfocadas en la recuperación industrial.

Mientras que el académico y exministro José Antonio Ocampo dijo recientemente que el país está atravesando una "indigestión" de acuerdos de libre comercio, el Gobierno ahora cree que llegó la hora de cerrar los ciclos de estos tratados para dar prioridad a políticas que favorezcan a la industria, sector que sólo creció un 0,7% al término del año pasado y que todavía se está reponiendo de los efectos de una tasa de cambio por debajo de $1.800.

Los indicadores en lo corrido de 2013, de acuerdo con la Encuesta de Opinión Industrial de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), no son muy alentadores y muestra de ello es que sectores como siderurgia, autopartes e hilatura andan de capa caída. "En lo que va del año hasta mayo, la actividad manufacturera enfrenta un momento difícil. En efecto, la producción deja de caer aunque no crece; las ventas mantienen bajos crecimientos; la utilización de la capacidad instalada está por debajo del promedio histórico y los industriales enfrentan problemas de demanda, contrabando y baja rentabilidad", indicó un documento del gremio.

Mauricio Cárdenas Santamaría, ministro de Hacienda y Crédito Público, anunció que el Gobierno pondrá en marcha un cambio de visión "en el manejo de las políticas de la industria y el comercio. Se ha esbozado una nueva perspectiva que se resume en que durante los últimos 20 años el enfoque del país ha sido la negociación de tratados de libre comercio, pero se debe cerrar ese ciclo de TLC ya que está completa la primera fase que nos permite ampliar mercados con más consumidores. Hay que concentrarse en la política industrial".

Durante los últimos años, recordó Cárdenas, el país ha tenido como objetivo acuerdos como Chile, Comunidad Andina de Naciones (CAN), Estados Unidos, Corea del Sur y la Unión Europea. "Debemos empezar a digerir esos acuerdos comerciales y ofrecer señales a los sectores con los cuales se pueden aprovechar las ventajas arancelarias". Agregó que "el énfasis ahora debe ser más en la industria que en la habilidad para negociar acuerdos. Tenemos que mirar hacia adentro para preguntarnos cómo está la industria y el agro".

A su turno, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz Granados, manifestó que el sector industrial nacional está haciendo un esfuerzo por consolidar su transformación. "Esto lo demuestran las cifras del período enero-mayo de 2013. Este renglón de la economía no ha parado de exportar; es claro que hay retos. Por ejemplo, ha crecido la venta de vehículos a Argentina en lo corrido del año".

La política industrial del Gobierno en este momento, según Díaz-Granados, debe concentrarse en temas que afectan el costo de producción como el precio de la energía, innovación y un mayor apalancamiento financiero. Estos factores, sumados a la revaluación y al valor de las materias primas.