Miles de trabajadores protestan en Lisboa contra el empobrecimiento del país

El primer ministro prepara recortes, aún no detallados, en sanidad, educación, Seguridad Social y empresas de servicios públicos.

El principal sindicato portugués, la CGTP, reunió hoy a miles de trabajadores para manifestarse frente al Parlamento luso contra el empobrecimiento del país y las medidas de austeridad del Gobierno de Pedro Passos Coelho.

La protesta culminó una semana de concentraciones y otras acciones por varias ciudades de Portugal organizada por la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP, de orientación comunista), bajo el lema "Marcha contra el Empobrecimiento".

Dos concentraciones separadas, que partieron desde Cais de Sodré y el parque de Príncipe Real, se unieron en el centro de la ciudad, en la Plaza Camoes, para dirigirse al Parlamento, donde llegaron a concentrarse varios miles de trabajadores con banderas del sindicato y gritos contra el desempleo.

El secretario general de la sindical, Arménio Carlos, cerró el acto con un ataque a los planes de recortes que Passos Coelho prepara como alternativa a las medidas presupuestarias prohibidas por el reciente fallo del Tribunal Constitucional.

El primer ministro prepara recortes, aún no detallados, en sanidad, educación, Seguridad Social y empresas de servicios públicos para ahorrar 600 millones de euros y otros 600 millones en el funcionamiento la administración.

Carlos declaró que los problemas no se resuelven con más austeridad, e insistió una vez más en la salida "inmediata" del actual Gobierno y la convocatoria de elecciones.

"No es la Constitución de la República la que está desfasada de la realidad, es el Gobierno y este primer ministro", denunció en su discurso.

En su opinión, es necesario romper y renegociar el programa que Portugal acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y la Comisión y el Banco Central europeos a cambio de un préstamo de 78.000 millones de euros.

El secretario general del Partido Comunista Portugués, Jerónimo de Sousa, censuró igualmente las medidas que prepara el Gobierno y aseguró que pretende tapar "el agujero presupuestario" con "nuevos sacrificios inútiles".

A estas críticas se sumó también el expresidente portugués socialista Mário Soares en una entrevista divulgada hoy por el periódico portugués "I", con duros ataques al Gobierno y a la Presidencia.

El histórico dirigente argumentó que es el primero en defender no pagar la deuda a los acreedores internacionales, como hizo Argentina al FMI.

Censuró, además, la posición del presidente de la república, Aníbal Cavaco da Silva, al considerar que no es consciente de la gravedad de la crisis que atraviesa el país.

"Cavaco debería recordar la historia del siglo XX. Por mucho menos que esto mataron al rey Don Carlos -penúltimo monarca portugués-", aseguró.

El Gobierno hizo su primera remodelación ministerial y se prepara para recibir a los representantes del FMI y la UE que llegan la próxima semana para revisar sus planes para cumplir las metas presupuestarias.