Publicidad
Economía 10 Jun 2013 - 9:00 pm

Dice Juan José Gutiérrez

"No sirve controlar tasas de interés"

El fundador de Compartamos, la microfinanciera más grande de América Latina, asegura que en Colombia no es posible implementar un sistema bancario para los pobres.

Por: Camila Zuluaga
  • 79Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/economia/no-sirve-controlar-tasas-de-interes-articulo-426968
    http://tinyurl.com/l6r6o48
  • 0
Juan José Gutiérrez, fundador de la microfinanciera internacional Compartamos. / Cortesía
En el marco del II foro “Base, oportunidades para la mayoría”, organizado por el BID en Medellín, El Espectador habló con Juan José Gutiérrez, fundador de Compartamos, la microfinanciera más grande de América Latina, presente en México, Guatemala y Perú, que atiende a los sectores más pobres de estos países. Un modelo de negocio que busca incluir financieramente a la población que no cuenta con las condiciones para acceder a la banca tradicional, modelo que, según explica, hoy en Colombia no es posible implementar.
 
¿Cuántas personas atienden ustedes en el banco Compartamos?
 
Tenemos alrededor de 2’800.000 clientes en México y más de 16.000 personas trabajan para nosotros. El 90% son mujeres y el 90% es crédito solidario, que son grupos de mujeres que no tienen ninguna garantía para ofrecer, que no han tenido historial crediticio y por lo que ellas mismas se califican. El crédito es sólo para actividades productivas, no damos crédito de consumo.
 
¿Por qué nació el banco?
 
A finales de los años 80 nació como una ONG y nos convertimos en una entidad regulada a principio de los 90, porque nos dimos cuenta de que la única forma de crecer era obteniendo recursos del publico en general. Nuestro sueño era llegar a un millón de personas y lo logramos quince años después. Para poder conseguir ese fondeo necesitábamos una compañía rentable que le diera seguridad al inversionista.
 
¿Cuánto se tardaron en llegar a punto de equilibrio y en ser rentables?
 
Siete años. Tiempo en el que tuvimos que buscar financiación con organizaciones mundiales y con inversionistas.
 
¿Cómo funciona el préstamo de dinero a esta población?
 
Las mujeres forman un grupo en el que eligen una presidenta, una secretaria y una tesorera. Ellas manejan su dinero, pero tenemos un promotor que cada semana asiste a esa reunión para ver si tienen algún problema de falta de pago de alguno de los integrantes del grupo y ellas llevan una libreta y entregan su pago a la tesorera. Ésta, junto con la presidenta o con la secretaria en su caso, van y depositan este dinero en un banco o en una corresponsalía, que puede ser un comercio o una sociedad de telégrafo.
 
¿Estos grupos de cuántas personas son?
 
Mínimo de 12 personas y tenemos hasta de 25.
 
¿Qué le exigen a la persona para poder prestarle?
 
Confío sólo en su palabra, y la conformación de un grupo solidario con otras mujeres, que nombren una presidenta, una secretaria y una tesorera.
 
¿Cuánto les cuesta a estas personas que les presten la plata?
 
Hoy en día la tasa promedio está alrededor del 70% efectivo anual. Dependiendo de la antigüedad, hay quienes tienen tasas más bajas y otras unas un poco más altas.
 
¡¿Tasas del 70% no es agiotismo?!
 
No lo es, el costo que yo tengo para prestar el servicio me obliga a poner esa tasa de interés. Si presto más dinero por persona o grupo, puedo bajar la tasa a la mitad, pero al hacer eso excluyo al más pobre de tener la posibilidad de acceder al crédito. Nosotros tenemos el saldo de microfinanciera más bajo en el mundo. Estamos llegando realmente a la base de la pirámide. Si nosotros prestáramos caro, si hubiera alguien que pudiera prestar más barato que nosotros, ya nos hubieran quitado los clientes y se hubieran apoderado del mercado.
 
¿En ese orden de ideas lo que usted cree es que regular las tasas de interés como sucede en Colombia perjudica a los más pobres?
 
Por supuesto. Cuando se topan las tasas de interés, las personas van al mercado negro, que es realmente agiotista porque nadie lo regula, es en el que le quitan ilegalmente a la gente sus propiedades o lo poco que tienen si no pagan. Además, en ese mercado negro es donde encuentras lo que nosotros cuando empezamos este negocio: tasas del 20% diario.
 
¿Por qué entonces hay tantos países como el nuestro que controlan la tasas de interés?
 
Porque vende muy bien políticamente controlar las tasas, pero eso es demagogia, como lo que sucede en Venezuela con el tipo de cambio, que lo que genera es un cambio oficial y otro en el mercado negro. Colombia está perdiendo una gran oportunidad al no poder contar con crédito grupal. Topar la tasa no ayuda al más pobre, lo excluye financieramente.
 
¿Tienen estudios o algún tipo de medida que refleje que ese tipo de préstamo ayuda a mejorar las condiciones de las clases menos favorecidas?
 
Acabamos de terminar un estudio que contratamos con gente totalmente independiente al banco Compartamos, que nos arrojó el resultado de que quien recibe este crédito tiene una mejor oportunidad. Yo no le voy a decir que tenemos el “silver bullet” para combatir la pobreza, pero sí que lo que lo que nosotros ofrecemos es una oportunidad de independencia para la mujer y una oportunidad de autoempleo. Además, por los márgenes que operan estas mujeres a las que les prestamos pueden pagar la tasa que ofrecemos y más.
 
¿Por qué dice que el margen que operan ellas les da para pagar un interés del 70% y más?
 
Lo que necesitan estas mujeres es el dinero para comprar ingredientes para poder hacer unas galletas o unas gelatinas que saldrán a vender para tener para el diario; estos productos dejan un margen que les permite pagar estos créditos. Además, el margen incluso les da para ahorrar, la mayoría de nuestras clientes lo hacen. Esta gente muchas veces no tiene el dinero ni siquiera para comprar eso, nosotros se lo prestamos. Por eso es que sólo prestamos como le dije antes para una actividad productiva, no de consumo.
 
¿No se están enriqueciendo ustedes a costa de prestar a tasas tan altas a una población que necesita oportunidades?
 
Estamos ganando plata, claro; pero para ayudar a esa población necesitamos crear industria y eso es lo que hemos hecho, no tenemos la solución para combatir la pobreza, pero hemos creado una industria que hoy les está dando inclusión financiera a millones de personas en Latinoamérica y eso me dice que vamos por el buen camino.
 
¿Prestan a lo más barato qué pueden prestar?
 
¡Desde luego! A lo que da la rentabilidad que necesitamos para mantener un crecimiento. Una tasa de interés tiene que ir de acuerdo con el costo. El día en que encontremos un sistema mucho más eficiente, o una tecnología que permita que el costo se reduzca, sin subir el saldo promedio, seguro bajaremos las tasas, de hecho estamos trabajando en ello.
 
¿Qué pasa con la gente que no paga? 
 
Si una persona no paga pone en riesgo a todo el grupo, pues todos tienen que cubrir su deuda. Por eso es tan importante que el pago sea cortito, porque si una persona no paga y el tiempo es una semana, es una menor cantidad que tiene que pagar. En México y en Perú quienes no nos pagan aparecen en la central de riesgos con un problema, con una mala nota, y eso hace que se excluya financieramente. Lo importante es fortalecer la central de riesgos. Lo que sucede por ejemplo en Colombia es que esta central de riesgos no está tan fortalecida.
 
  • 23
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Diego Simeone llega a México en plan de actor de cine
  • El oscuro pasado de Braulio Nóbrega, refuerzo de Millonarios

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio