Prepagos habrían pasado a ser empleadas de Ecopetrol

La senadora Daira Galvis aseguró que hubo trabajadoras sexuales que con dineros de la modernización de Reficar, pasaron a ser funcionarias de la estatal petrolera.

Tomada de Twitter @SenadoGovCo

El debate de control político por el escándalo de los sobrecostos en la modernización de la Refinería de Cartagena ha dado para cuestionar de todo. Temas laborales, beneficios sin control aprobados por la junta directiva, críticas a quienes hoy lideran a Ecopetrol y hasta para hablar de dinero para satisfacer los gustos y placeres de altos ejecutivos y contratistas de la refinería.

De acuerdo con la senadora Daira Galvis, hubo recursos destinados al pago de servicios sexuales. “Qué pasó con la bonanza, la bonanza de la que participaron directivos, contratistas y subcontratistas, esto comienza desde subsidios a prepagos que pasaron inclusive a ser empleadas de Ecopetrol con 16 millones de pesos”, denunció.

La legisladora fue clara en que “los subcontratistas hacían vacas para tener satisfechos a muchos directivos tanto de Reficar y en algunos casos de Ecopetrol”.

Ella misma dijo, una y otra vez, que “estamos ante uno de los casos de corrupción más grandes del país. En Cartagena sabemos cómo fueron las cosas”.

La senadora denunció que varios contratistas “pagaron con dineros del Estado viajes de diversión y derroche”. Y le mandó un pulla a la administración de la Refinería: “Que el presidente de Reficar sea extranjero es una ofensa para los profesionales de nuestro país”.

Jorge Enrique Robledo, en su presentación, ya había dicho: “Sobre las responsabilidades en la corrupción de Reficar, le asignaría un 50% al gobierno de Uribe y otro 50% al de Santos”. Y terminó diciendo: “Le hago un llamado a los colombianos para que no permitamos que se sigan robando este país”.