Publicidad
Economía 27 Mar 2013 - 9:31 pm

La rotura de la Eurozona estaría cerca

Un bloque económico que está compuesto de países tan diversos como Alemania y Chipre no es sostenible. No hay unión bancaria y no la habrá.

Por: Wolfgang Münchau. /Financial Times
  • 14Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/economia/rotura-de-eurozona-estaria-cerca-articulo-412878
    http://tinyurl.com/jwwjapn
  • 0
insertar
Chipriotas protestan frente al palacio presidencial de Nicosia. /EFE

Durante los últimos ocho meses, antes de que Chipre estallara, la gente a menudo me ha recordado, generalmente con una sonrisa burlona, un pronóstico que hice a finales de noviembre de 2011. Anuncié que los líderes de la Eurozona tenían 10 días para salvar el euro. Hice una predicción similar, aunque menos dramática, en 2006, cuando escribí que la administración de Romano Prodi era la última posibilidad que Italia tenía de lograr una posición sostenible en la Eurozona.

La administración de Prodi no cumplió. Los 10 días de 2011 pasaron sin que se tomaran decisiones. Estamos en 2013 y el euro sigue allí, Italia sigue en él, y yo sigo haciendo pronósticos. Nadie me detiene y doblo mis apuestas: una Eurozona que está compuesta de países tan diversos como Alemania y Chipre no es sostenible. Una unión bancaria operativa que implique supervisión, resolución y asegurar los depósitos habría sido una condición lo suficientemente mínima para lograr que un sistema monetario divergente funcionara. Pero la Eurozona no tiene una unión bancaria y no la tendrá en menos de cinco años. Alemania la rechaza porque es demasiado costosa para los contribuyentes. Irónicamente, Chipre también la rechazaría porque daría fin a su modelo empresarial de banca para depósitos internacionales. La unión bancaria que se logre a largo plazo será irrelevante para esta crisis.

Lo que sucedió en Chipre la semana pasada no es la causa profunda de nada, pero es un ejemplo perfecto del actual problema en la forma de actuar de la Eurozona. La última escalada se inició con el peligroso acuerdo de hacer que los depositantes asegurados aportaran dinero. Los funcionarios de la Eurozona son tan letrados legalmente como son económicamente iletrados. Su brillante idea fue no recortar depósitos menores de 100.000 euros, sino ponerles un impuesto. No cayeron en cuenta de que si eliminaban la promesa inherente en el seguro del depósito, estaban cesando pagos y corrían el riesgo de generar una fuga en las cuentas de los bancos.

El parlamento de Chipre tenía la razón al rechazar este acuerdo disparatado. Sin embargo, el gobierno de Chipre luego cometió tres errores. El primero fue la decisión del presidente Nicos Anastasiades de buscar ayuda de Rusia. En lugar de trabajar con la Eurozona, trabajó contra ella. Los alemanes en especial consideraron que fue una maniobra hostil. También fue equivocada porque los rusos rechazaron la oferta. El segundo fue la decisión de no comunicarse durante tres días críticos de la semana pasada con el grupo de ministros de finanzas de la Eurozona y con el Eurogrupo. El tercero fue la propuesta del gobierno de Chipre el jueves de crear un fondo de riqueza soberano, apoyado en un asalto a los fondos de pensiones y otros activos del Estado. Ángela Merkel lo rechazó rápidamente el viernes.

Por supuesto, el más dañino ha sido la política de ajuste asimétrico mediante austeridad. Los bancos de Chipre están fracasando porque el Estado de Grecia y los bancos de Grecia fracasaron antes, y porque la Eurozona obligó a que el sector privado resultara involucrado. En Italia, la austeridad también hizo que una recesión se convirtiera en una depresión. Eso, a su vez, hizo de un movimiento de protesta antieuro, antiestablecimiento, el partido político que más votos obtuvo en las últimas elecciones al parlamento italiano. Hay una buena probabilidad de que su líder, Beppe Grillo, logre la mayoría absoluta en Italia si hubiera otros comicios este año.

Si la austeridad en el sur hubiera al menos sido compensada por expansión fiscal en el norte, la situación fiscal general de la Eurozona habría sido macroeconómicamente neutral. No obstante, como el norte también optó por la austeridad, la Eurozona terminó con un excedente fiscal durante una recesión. En este tipo de ambiente, el ajuste económico sencillamente no sucede. Sin eso no puede solucionarse la crisis.

Durante algún tiempo he pensado que es imposible que Alemania, Finlandia y Holanda compartan una unión monetaria con Chipre, Grecia y Portugal. Si ambos lados no acuerdan ajustarse política y económicamente de forma más simétrica, deberían finalizar su experimento.

La predicción que hice en noviembre de 2011 y que hoy repito, es que el euro probablemente se acabe algún día, aunque ese día todavía puede ser lejano. No puedo excluir la posibilidad de que varios gobiernos hagan lo correcto, pero estos tres años de manejo de la crisis me hacen pensar otra cosa.

Con la política actual, necesitarán usar la fuerza para mantener la moneda única contra lo que quiere la gente. No hay que ser euroescéptico para concluir que esta unión monetaria es también profundamente inmoral.

LA CRISIS DE CHIPRE

En los carteles con los que protestan los chipriotas se ven fuertes críticas a los líderes europeos, porque fueron ellos quienes condicionaron el paquete de rescate a, entre otros, impuestos a los depósitos. Ángela Merkel, la canciller alemana, ha sido objeto de todo tipo de ataques y han dicho los manifestantes que ella lidera el equipo de capitalistas que les quiere quitar el sueño de la independencia y, con ello, obligarlos a depender de las arcas del eurogrupo. Mientras tanto, la inconformidad reina en Nicosia, la capital de Chipre, donde los bancos abrieron sus puertas en medio de restricciones en los retiros y a la espera de si podrán terminar esta semana operando o tendrán que cerrar ante la crisis financiera.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio