UE planea actuar contra la evasión tributaria

Procura perseguir las prácticas que les han costado a los Estados miembros US$60.000 millones al año.

La presión está aumentando sobre las compañías que trasladan artificialmente sus ganancias a paraísos fiscales o jurisdicciones con pocos impuestos. Esto luego de meses de revelaciones sobre las muy bajas tasas de tributación que disfrutan algunos grupos, en medio de un contexto en el que los gobiernos de Europa luchan por aumentar sus ingresos ante la falta de dinero.

Según borradores que conoció el Financial Times, la Comisión recomienda que los Estados miembros adopten una definición más estricta de lo que constituye un paraíso fiscal y luego eliminen los acuerdos de doble tributación con estos países. Esto querría decir que las compañías ya no podrían utilizarlos para evadir impuestos.

La definición más estricta está basada en el código de conducta de la UE para la tributación empresarial, cuyos criterios para identificar los paraísos fiscales incluyen no sólo que haya falta de transparencia y negativas para el intercambio de información, sino también prácticas como ofrecer ciertos beneficios tributarios a compañías no-residentes.

La Comisión también está recomendando tomar dos pasos adicionales, cuya intención es dificultar que las compañías arbitren los vacíos entre distintos códigos tributarios: que los Estados miembros desconozcan acuerdos corporativos que cumplan un papel tributario y que un país de la UE sólo pueda eliminar una tributación en un segundo país si la empresa ya canceló impuestos en el propio.