Una propuesta con energía

Emprendedor creó la primera página web para la comercialización de artículos eléctricos. Su oferta está desde Panamá hasta Argentina.

Francisco Torres, emprendedor y fundador de Econex.  / Luis Ángel
Francisco Torres, emprendedor y fundador de Econex. / Luis Ángel

Ya hubieran querido los electricistas de la vieja guardia que los instrumentos necesarios para ejercer su oficio, en muchos casos inalcanzables por falta de comercialización y diversidad de marcas, hubieran llegado de la manera en la que hoy los ofrece Francisco Torres, un emprendedor que recibió hace algunos días el Premio Pyme Sostenible de BBVA y El Espectador por el desarrollo de un modelo de negocio único en el país.

Torres creó Econex, una plataforma virtual para vender artículos eléctricos (en su mayoría demandados por el sector de la construcción), inspirado por su época de estudiante universitario, en la que no tuvo acceso a amplios catálogos de productos de este tipo. “Terminábamos trabajando con las marcas que nos enseñaban. Luego conocí un sinfín de posibilidades y quería que los estudiantes de esta época tuvieran acceso a esa información, porque no existía un sitio así”, recuerda.

Aunque perdió la cuenta del número de bombillos, tomacorrientes o interruptores de luz que ha vendido a través de esta página, asegura que este prototipo ha tenido un alto impacto en mercados desde Panamá hasta Argentina. Además, dice que Econex (e-conex.net) es la primera empresa web para comprar en línea artículos eléctricos, “tenemos más de 6 mil productos con especificaciones técnicas. Nos aliamos con multinacionales que descubrieron una oportunidad de ampliar sus ventas a través de nuestro espacio”.

La empresa, que inicialmente empezó con el servicio de instalación de redes de energía, evolucionó por el empeño de Torres en innovar. Así, incursionó en este canal de ventas y distribución no tradicional que, según él, va un paso más adelante que compañías que llevan más de 60 años en el mercado.

Reconoce que la oferta es especializada, pero pretende posicionar su negocio al punto que los hogares colombianos realicen sus compras en la plataforma. Y coincide con muchos emprendedores en cuanto a la dificultad que representa dejar un sueldo fijo para aventurarse a creer en una idea, con más razón cuando en la familia se encuentran los principales opositores para hacerlo. Sin embargo, manifiesta que las personas con ánimo de crear una empresa y con una oportunidad clara de negocio, no deben dejarlo pasar. “No creo que haya una edad correcta para convertirse en empresario. Algunas veces pesa más la experiencia, otras las ganas, entonces lo importante es creer e identificar el potencial de lo que vas a ofrecer”.