Vamos a reducir tarifas de luz

El ministro Amylkar Acosta cree que no hay una receta mágica para disminuirle el precio de la gasolina al consumidor final, pero que lo van a intentar.

El ministro de Minas, Amylkar Acosta, sostiene que se quitó el sombrero de los departamentos productores de petróleo para ponerse el del Gobierno.  / David Campuzano
El ministro de Minas, Amylkar Acosta, sostiene que se quitó el sombrero de los departamentos productores de petróleo para ponerse el del Gobierno. / David Campuzano

El nuevo ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, quien pasó de ser un gran contradictor de las políticas del presidente Juan Manuel Santos a convertirse en el maquinista oficial de la locomotora minera, con la cual el Gobierno espera seguir financiando los proyectos sociales del país, cree que “este equipo está rodando a medias” y que fue escogido por el presidente para ajustarle las tuercas y llevar al país a su próxima estación de manera segura y con resultados positivos en todos los sectores minero-energéticos, especialmente para hacer crecer las reservas de hidrocarburos —las cuales calificó como muy precarias— y de esta forma espantar el fantasma de la importación de petróleo que no deja de asomarse en Colombia.

En su primer día de trabajo como maquinista de esa locomotora, dejó claro que su intención es buscar que se reduzca el precio de la gasolina, pero que esto no se hará de la noche a la mañana, ya que no existe una receta mágica para hacerlo, como se ha venido especulando recientemente, tras conocerse la decisión del fallo de la Corte Constitucional.

“Equivocadamente han interpretado que la Corte le quitó las facultades al Ministerio de Minas para fijar las tarifas de los combustibles, cuando en realidad lo que dejó sin piso fue la implementación del mecanismo, a través del Fondo de Estabilización Petrolera, para hacer un ahorro cuando el precio de referencia internacional del petróleo esté bajo, lo cual fue calificado por el alto tribunal como un impuesto, lo que sería responsabilidad del Congreso de la República”, explicó.

Este economista, curtido en los temas minero-energéticos del país, le hizo saber al presidente de Ecopetrol, Javier Genaro Gutiérrez, que va a auditar los costos de producción de la gasolina con el fin de buscar alternativas para reducir su incidencia en el precio de los combustibles. Pero esta decisión también cobijaría a los otros agentes de la cadena.

Acosta señaló que fue crítico en su momento de la aplicación de la herramienta del Fondo de Estabilización Petrolera, ya que cuando el precio internacional bajaba, en muchas ocasiones no se reflejaba en una reducción para el bolsillo de los colombianos, sino que por el contrario subía y esto fue injusto.

“Ahora que me subí a esta locomotora vamos a examinar todas las alternativas para reducir el costo de los combustibles, sin ningún compromiso distinto al de sentarnos a analizar alternativas, fórmulas. Estamos abiertos a hacer análisis de estas propuestas y para ello vamos a poner todas las cartas sobre la mesa, aquí no podemos jugar con cartas marcadas o con cartas en la manga. Aquí vamos a actuar con total transparencia para poder establecer cuál es la estructura de costos que tiene Ecopetrol para determinar el ingreso al productor y que se pueda constatar hasta donde es razonable ese monto que recibe la entidad por la fijación del precio”.

El ministro, para quien no es extraña esta cartera, ya que fue viceministro de Minas en el gobierno de César Gaviria, cree que entre las prioridades de su despacho están el plan de expansión de las zonas interconectadas y las subastas de energía para robustecer el sistema y brindar mayor confiabilidad y reducir las tarifas de energía al sector industrial, para hacerlo más competitivo. “Somos conscientes de que este sector tiene tarifas muy altas y esto le reduce la productividad y frena el crecimiento de la industria”.

En el sector de hidrocarburos la meta de Acosta es incentivar la actividad exploratoria y por eso tendrá muy en cuenta la propuesta de Pacific para llevar el recobro primario de petróleo del 15 al 50%. Sin embargo, explicó que esto está en manos de la junta de Ecopetrol, de la cual él hace parte.

En lo que tiene que ver con el sector minero, insistió en que no le dará el mismo tratamiento a la minería informal que a la minería criminal que acaba con el ambiente. Además, enfatizó en reformar el Código de Minas y fortalecer los procesos de fiscalización y trabajar armoniosamente con el Ministerio de Medio Ambiente para buscar la agilización de las licencias ambientales, sin dejar de lado los compromisos con las comunidades con las consultas previas y socialización de los proyectos.

Frente a las denuncias del senador del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo, de que Acosta se encuentra inhabilitado para ejercer esta cartera porque pertenecía a la Federación de Biocombustibles en el momento de su designación, el funcionario señaló que esto se lo deja a la justicia, ya que él no es abogado sino un economista preocupado por el sector minero-energético y que el país conoce su actuación en este sentido cuando fue senador. “Mi actuación se dará ajustada a la ley, no tengo intereses creados, no soy dueño de una planta de palma africana y mucho menos de plantaciones de caña. No me preocupo por la imagen, pero si por la realidad”, aseguró.

Ahora lo que realmente preocupa es buscar cómo revertir la caída de las materias primas, para evitar que al final del día se tengan menores ingresos fiscales y de regalías. La caída en los precios debe atacarse con mayor producción en todos los campos.

Señaló que al llegar al Ministerio se quitó el sombrero de representante de los departamentos productores de petróleo para ponerse el sombrero del Gobierno y ajustar el instrumental errado que se venía aplicando en algunos sectores, que gracias al paro nacional agropecuario quedó al descubierto y que el presidente Juan Manuel Santos decidió reorientar. Frente a la venta de Isagén, Acosta señaló que el balón está en la cancha del Ministerio de Hacienda y es éste el que debe afrontar la decisión. Por ahora estaremos atentos para que la locomotora no se quede sin energía y llegue a la próxima parada.

@elespectador.com