Un compromiso de todos

Superar el analfabetismo, reducir las tasas de deserción, aprovechar el bono demográfico e incentivar los proyectos regionales son algunos de los desafíos más importantes que enfrenta el nuevo gobierno.

1. Educación gratuita

Las altas tasas de deserción escolar del país, en especial entre los 14 y 16 años, asociadas con problemas económicos, y el gran número de niñas, niños y jóvenes que se encuentran por fuera del sistema demuestran la importancia de garantizar un servicio educativo público gratuito.

2. Cobertura universal

Ampliar y garantizar la atención integral a la primera infancia, de manera que se alcance una cobertura universal y se asegure un servicio inclusivo y de calidad a los menores de 6 años. Esto sería posible si se coordinan las funciones, recursos y enfoques del ICBF y del Ministerio de Educación con las entidades territoriales locales.

3. Política de juventud

Crear una política de educación dirigida a la juventud. El objetivo debe ser que los jóvenes se concienticen de la importancia de cursar sus estudios, pues el sistema educativo colombiano ha reducido su capacidad de retención de los jóvenes: en 2008 tenía las tasa más alta de  América Latina entre los jóvenes de 15 a 19 años.

4. Calidad educativa

Mejorar la calidad educativa. Esto implica comprender y avivar el debate pedagógico alrededor de cómo se enseña y cómo se aprende. Además, es fundamental fortalecer las políticas de inclusión y el reconocimiento desde las instituciones educativas de la diversidad y la multiculturalidad.

5. Alfabetización

Garantizar el derecho a la educación como fundamento para el goce de los demás derechos, sobre todo en las poblaciones más vulnerables. Un reto que puede alcanzarse mediante el desarrollo de programas de alfabetización.

6. Proyectos regionales

Fortalecer los entes territoriales para que haya un mayor desarrollo de proyectos educativos regionales que incluyan la ampliación de la jornada, la renovación pedagógica y la integración y fortalecimiento de la comunidad educativa.

7. Combatir la deserción

Bajar las tasas de repetición y deserción, una situación que da cuenta de la ineficacia del sistema y que muchas veces evidencia la discriminación hacia poblaciones que son castigadas por su condición de discapacidad, por vivir en zonas vulnerables o tener más de 24 años y no haber terminado el bachillerato.

8. Atención

Impulsar la estrategia de Educación en Emergencias como respuesta a las necesidades específicas que tienen algunas poblaciones ubicadas en zonas donde se presentan frecuentemente hechos violentos o desastres naturales. Esto exige recursos económicos y pedagógicos.

9. Enseñanza pertinente

La situación de la educación preescolar, básica, media y superior en Colombia muestra que los estudiantes que han obtenido mejores resultados en las pruebas Saber y Pisa han tenido docentes con más años de formación y que en sus clases les enseñan los contenidos a través de novedosas estrategias.

10. Mayor inversión

Aprovechar el bono demográfico. La población que demandaba educación antes de 1998 crecía más que los recursos que el Estado asignaba a ella. Pero la situación se invirtió. Esto significa que al menos por 12 años el país tendrá la oportunidad de destinar recursos para alcanzar los estándares de los países desarrollados.

*Coordinador del proyecto Educación Compromiso de Todos