La educación para la perfección es perversa