'La escuela está acabando con la creatividad humana'

El experto dice que la jerarquización de las asignaturas en los colegios va en detrimento del potencial creativo e intelectual de los niños.

“Salvo en contadas ocasiones, los sistemas educativos han dejado de celebrar el don de la imaginación y la inteligencia humanas”, dijo Ken Robinson, docente, artista y escritor británico, durante una conferencia TED llevada a cabo en Los Ángeles, California.

Desde la década de 1980, Robinson ha sido ampliamente reconocido por la vehemencia de sus críticas a los modelos educativos vigentes y por su incansable lucha en la búsqueda de la transformación de los mismos.

Para el británico, la principal causa de la “decadencia” de los sistemas de educación tiene que ver con “el menosprecio del potencial creativo con el que los seres humanos —especialmente, los niños— cuentan”.

“Desde que ingresamos al jardín infantil, el sistema educativo comienza a reprimir nuestros talentos. La escuela y la universidad terminan por socavarlos”, expresó.

De acuerdo con Robinson, la primera forma de atentar contra la creatividad humana es la jerarquización de los saberes. “En casi todo el planeta existe la misma jerarquía de conocimientos. El primer lugar siempre corresponde a las ciencias exactas (matemáticas, química, física). El segundo puesto se lo llevan las humanidades, y en último lugar, las siempre rezagadas y subestimadas artes”, explicó el escritor, y agregó: “Los ganadores, los que ganan puntos positivos, diplomas y buenas calificaciones son aquellos que ajustan sus capacidades a la estrecha medida del sistema”.

En ese sentido, Robinson no duda en afirmar que el modelo educativo que predomina en el mundo debe someterse a una transformación profunda capaz de integrar la diversidad y el dinamismo propios de la inteligencia humana. “Las reformas no tienen sentido cuando pretenden actuar sobre un sistema obsoleto. Lo que en realidad necesitamos no es una evolución de los paradigmas educativos vigentes, sino una revolución de los mismos”, sostuvo.

Durante la conferencia, el escritor británico estableció un paralelo entre el cultivo de flores y el de la creatividad y la inteligencia humanas. “Las flores, así como los talentos, no germinan solos. Como agricultores tenemos que crear las condiciones para que surjan por sí mismas. Estamos en mora de hacerlo”, manifestó.

La solución, a su juicio, reside en superar esa “retrógrada” visión que concibe la educación únicamente en función del mercado. “Tenemos que pasar de un modelo educativo esencialmente industrial a un modelo inspirado en los principios de la agricultura. El florecimiento humano no es mecánico sino orgánico, y los hombres no pueden seguir siendo educados como máquinas manufactureras”, anotó.

De acuerdo con Robinson, uno de los principales desafíos de la “revolución de la educación” es la innovación. “¿Cómo hacer para convertir los colegios y las universidades en verdaderos escenarios de desarrollo humano integral? ¿Cómo convertirlos en lugares para el cultivo libre y autónomo de nuestro potencial creativo?”, se pregunta, y concluye: “Hemos construido nuestros sistemas educativos bajo el modelo de la comida rápida, donde todo está estandarizado y nada diferente a lo ‘normal’ tiene cabida. ¿Tendremos la suficiente valentía e imaginación para superarlo?”. 

[email protected]