Mineducación se compromete a acortar tiempos para que ‘pilos’ reciban subsidios

A partir de hoy inicia el desembolso del dinero en las cuentas de los beneficiarios de Ser Pilo Paga. El proceso tardará hasta el próximo viernes.

Ministerio de Educación

A partir de este viernes a mediodía inicia el desembolso de los subsidios de sostenimiento para los beneficiarios del programa Ser Pilo Paga. Apoyo que esperaban los pilos hace más de un mes debido a que desde mediados de enero muchos de ellos comenzaron a estudiar y no tenían como pagar su estadía, ni con qué comer, entre otras. (Lea: Próxima semana culminará pago de subsidios retrasados a beneficiarios de Ser Pilo Paga)

Aunque los jóvenes denunciaron retrasos en el pago, el Gobierno asegura que está dentro del cronograma que se tenía previsto y el desembolso (que tarda 10 días después de ser legalizado) sólo puede darse hasta tanto los estudiantes estén matriculados e inicien sus estudios. (Lea: Retrasos en pago de subsidios a beneficiarios de Ser Pilo Paga)

“Así estaba previsto. Los muchachos entran a las universidades y legalizan su situación y ahí sí se hace el desembolso. Por tratarse de dineros del Estado debemos tener la certeza de que los estudiantes están matriculados”, afirmó la ministra de Educación, Yaneth Giha.

Este proceso de legalización culminó el pasado 14 de febrero, fecha en que comenzaron a correr los días para que el Ministerio de Hacienda realice el desembolso del apoyo de sostenimiento para los pilos.

Pero esto lo que evidencia es una falla en el proceso debido a que no suena lógico que los estudiantes deban recibir las ayudas necesarias para estudiar un mes después de haber iniciado el semestre. La ministra de Educación admite que hay algunas fallas y promete que serán acortados los tiempos para que los pilos no se vean perjudicados.

“Es parte del aprendizaje para que el programa funcione a la perfección. Porque la demora es esperar que todas las universidades inicien clases para poder legalizar las matrículas, entonces debemos acortar este proceso para que los jóvenes no tengan que padecer”, agregó.

Sin embargo, recordó que las universidades que hacen parte del programa del Gobierno cuentan con oficinas para atender únicamente a los pilos y resolver los casos que denuncian los estudiantes mientras se realizan los desembolsos.

Los beneficiarios de Ser Pilo Paga denunciaron que la falta de estos recursos - teniendo en cuenta que la mayoría no estudian en sus ciudades de origen - estaba a punto de ocasionar que desertaran de sus programas académicos porque no tenían dinero para ir a estudiar.

“Hay compañeros que están pasando física hambre (...) tenemos que caminar entre una y dos horas para poder llegar a nuestras universidades (...) En los lugares donde vivimos ya nos han pedido el desalojo por no pagar la mesada, un compañero se desmayó”, entre otras, son las denuncias de los jóvenes pilos.