La paz se consolidará en Colombia a través de la educación: Juanes

El Banco Mundial y la Fundación Mi Sangre suscribieron un nuevo acuerdo.

Gloria Grandolini, el cantante colombiano Juanes y Catalina Cock
Gloria Grandolini, el cantante colombiano Juanes y Catalina Cock EFE

El Banco Mundial y la Fundación Mi Sangre, del cantante paisa Juanes, suscribieron un acuerdo para ampliar la alianza de esas dos entidades con el fin de promover la educación en paz.

El acuerdo que ya cumple más de un año, ha arrojado resultados satisfactorios por el trabajo social y de educación que se está haciendo con niños y jóvenes de Antioquia, Bolívar, Córdoba y Sucre.

"La Fundación Mi Sangre comenzó hace siete años como un sueño de querer aportar al cambio del país y a la construcción de la paz pero a través de la educación y el arte, porque desde el fondo de mi corazón me gustaría ver a una Colombia diferente", señaló Juanes.

Según la directora del Banco Mundial para Colombia y México, Gloria Grandolini, el objetivo de la segunda fase del convenido también pretende implementar el programa de educación en paz en países de Centroamérica.

"Esta es una buena oportunidad de poder entender el tipo de trabajo que hace el Banco Mundial en términos de conocimiento y alianzas para apoyar con asistencia técnica y para aprender nosotros de nuevas experiencias que podamos exportar a otros países, algunos de ellos de Centroamérica", aseguró Grandolini.

"Para nosotros ha sido una experiencia muy enriquecedora, por eso lo que queremos hacer es seguir trabajando juntos porque desde el punto de vista del BM esto representa un ejemplo, una nueva dimensión que está más enfocada en la parte del conocimiento y de exportar experiencia y no solo trabajar con dinero", dijo.

La funcionaria destacó el trabajo con una población determinada, "en este caso los jóvenes que están expuestos a situaciones de violencia en Colombia, pero que en la realidad es una situación que también se vive en muchas partes del mundo", comentó.

"Mi Sangre" ha trabajado hasta el momento con 60.000 niños y niñas, jóvenes y adolescentes y tiene un efecto multiplicador, que es formar maestros y darles herramientas a los líderes para que ellos mismos se encarguen de ayudar a otros, señaló por su parte, Catalina Cock, directora ejecutiva de la fundación.

"El trabajo con los jóvenes se canaliza a través de las secretarías de educación y se eligen instituciones educativas que estén dispuestas a trabajar valiéndose del arte y la lúdica para formar en ciudadanía y para aprender a construir paz", agregó Cock.

En ese sentido Juanes comentó: "en mi infancia la música se convirtió en una manera de conectarme con la realidad, de sensibilizarme, de entender quién era yo y todo esto que yo he vivido y la manera como me ha transformado el arte en lo personal ha sido muy positivo".