Sena, cuna de grandes chefs

Para ser un maestro en el arte de la culinaria no hace falta estudiar en París o en grandes academias de cocina. En Colombia, muchos de los mejores chefs se “cocinaron” en el programa de gastronomía del Servicio Nacional de Aprendizaje.

Más de 33 mil millones de pesos destina el Sena a sus programas de gastronomía. / iStock

Cocinar es un arte, de eso no hay duda. Durante años, los mejores chefs del mundo han entregado su vida a la gastronomía y a la búsqueda incesante de nuevas recetas que conquisten los paladares de sus comensales. En el mundo de los olores, los sabores y las texturas, el equilibrio es la clave del éxito y solo unos pocos logran cocinarlo.

Las nuevas tecnologías no solo han abierto una ventana a la información, el entretenimiento y las comunicaciones, sino también han constituido un modelo académico exitoso que rompe las barreras de la distancia. Si hablamos concretamente de la cocina, podemos decir que la gastronomía mundial se ha democratizado. Ya no es necesario viajar a París para convertirse en un gran chef, y esto es gracias a que en Colombia existen grandes escuelas de cocina con talla internacional.

Uno de los programas gastronómicos más exitosos del país está en el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), una institución que se ha convertido en cuna de grandes chefs y hoy tiene el reconocimiento del sector hotelero del país. La infraestructura, la calidad de los docentes y las oportunidades laborales convierten el Sena en una de las academias de cocina más apetecidas por los estudiantes.

Su programa de gastronomía se destaca como uno de los mejores del país, teniendo en cuenta su cobertura y los estándares de calidad que manejan los instructores, muchos de ellos, alguna vez aprendices del Sena.

Un ejemplo del éxito y alcance del Sena es tener entre sus graduados a un chef de la talla de Harry Sasson, uno de los mejores exponentes de la gastronomía colombiana, quien no tuvo que estudiar en Europa, Estados Unidos o Canadá para cumplir sus sueños. Sasson es un técnico egresado del programa de cocina de este centro educativo.

Lograr este nivel no fue producto de la casualidad. Convertir a sus estudiantes en profesionales apetecidos por las empresas de hotelería y turismo más importantes del país es resultado de una política de inversión bien lograda y los procesos prácticos que hacen parte de la estructura educativa del Sena.

Infraestructura y talento humano

Uno de los puntos más altos del programa de gastronomía del Sena se centra en la infraestructura que ha construido con los años. Desde San Andrés hasta Leticia, esta institución cuenta con varias opciones para que los interesados en la materia se puedan formar con todas las herramientas necesarias para el óptimo aprendizaje de la culinaria.

Otro punto que se destaca de este programa de cocina se centra en los instructores, encargados de transmitir el conocimiento a los jóvenes estudiantes. El buen nivel de la institución se debe, en gran parte, a la preparación de los profesores en cocinas de todo el mundo y años de experiencia en el mundo de la gastronomía.

Aprender desde casa

Además del programa presencial, el Sena imparte cursos virtuales para todas las personas interesadas en desarrollar sus destrezas gastronómicas, un ejemplo más de democratización a través de la tecnología. Actualmente se ofrecen cinco cursos prácticos para hacer desde casa gracias a la plataforma SofiaPlus: gastronomía colombiana, coctelería moderna sin alcohol, cocina internacional, pastelería y cocina vegetariana.

Los únicos requisitos para vincularse a uno de estos programas digitales son dominar las condiciones básicas de herramientas informáticas y comunicación como chat, correo electrónico, navegadores, hojas de cálculo y cualquier otro programa indispensable para la educación virtual; tener conexión a internet, ya que los cursos son 100 % en línea, y dedicar por lo menos dos horas diarias al desarrollo del programa.

Temas relacionados