Estudio español muestra un “preocupante” desconocimiento sobre la naturaleza

Tras analizar 200 encuestas realizadas a los visitantes de un parque geológico durante cinco años, la investigadora Julia Escorihuela concluyó que urgen más horas dedicadas a las ciencias de la tierra en todos los niveles educativos.

Pixabay.

Un estudio realizado en el Parque Geológico de Aliaga (Teruel), en España, demuestra el "preocupante" desconocimiento que muestra la población en general sobre riesgos básicos de la naturaleza como edificar en los márgenes de un río o la sensibilidad sobre la contaminación. (Lea: Denuncian atentado contra dos líderes ambientales en Cajamarca) 

Así lo explica a Efe la autora del estudio, Julia Escorihuela, gerente del Parque Geológico turolense, que ha publicado los resultados del estudio en la revista científica Episodes. Las conclusiones, según la autora, son que hay un “preocupante desconocimiento” de cuestiones básicas relacionadas con la naturaleza, en su opinión, consecuencia de la reducción de horas dedicadas a las ciencias de la tierra en todos los niveles educativos.

“Los niños no ven los problemas que tiene la naturaleza, no los entienden”, afirma Escorihuela, que ha llegado a estas conclusiones tras analizar 200 encuestas realizadas a lo largo de cinco años, de 2005 a 2013, entre los visitantes del parque, niños y también adultos.

Reconoce que al principio estaba “desconcertada ante tanta carencia de información”, que se mostraba por ejemplo en que muchos visitantes no veían los riesgos de edificar una casa en el cauce de un río. Y también se muestra preocupada porque se planteaban cuestiones para conocer la sensibilidad sobre el respeto al medio ambiente y encontraba respuestas sorprendentes.

La población es cada vez más urbanita

Así, una de las cuestiones planteaba si preferían una explotación ganadera más contaminante y más rentable o una menos contaminante y más respetuosa con los acuíferos y había quien optaba por la segunda opción porque “algunos creen que como el agua corre no pasa nada”.

Para esta experta, las conclusiones del trabajo demuestran el alejamiento de la mayor parte de las personas del mundo rural, a medida que la población es cada vez más “urbanita”. Y eso, en su opinión, tiene consecuencias en la legislación ambiental porque hay “leyes de despacho que no solo no protegen el medio ambiente sino que lo perjudican”.

Esta divulgadora, que también da charlas en universidades sobre educación ambiental, cree que “la cultura campesina y la cultura académica tienen que ir de la mano” y reclama una mayor educación medioambiental en la infancia.

Imprescindible la divulgación

“A los niños hay que ponerlos en la tierra”, divulgando no solo la riqueza natural sino también actividades del hombre relacionadas con la naturaleza como la minería o la fracturación hidráulica. “Un niño puede entender que una mina puede ser necesaria pero se debe restaurar adecuadamente”, aclara.

En su opinión, la divulgación en los geoparques puede ser una importante herramienta para paliar estos desconocimientos, pero va más allá y aboga por dar protagonismo a estos temas en los colegios, dentro de la actividad académica pero también como extraescolar. “Este artículo es una alerta para que la sociedad se de cuenta de que de la naturaleza comemos todos”, concluye.