Las enseñanzas de la Reforma Protestante para hoy

Giro histórico hacia la igualdad

Líderes de 14 iglesias cristianas y la representante del gobierno Santos para asuntos religiosos responden a la pregunta básica que se formula hoy, 500 años después de las tesis de Martín Lutero: ¿Cuál es el aporte de la Reforma Protestante a la sociedad en general y al cristianismo en particular?

Poco después Lutero diseñó dos catecismos para resumir la doctrina protestante y evitar los excesos en la interpretación de la Biblia. No obstante, el catecismo menor se usó para enseñar a leer a los hijos de los protestantes. La educación no llegó a ser generalizada entre los protestantes de inmediato, habría que esperar casi un siglo después para que con el Pietismo se difundiera tanto la lectura como la educación a través de las escuelas protestantes.

Pastor Pablo Moreno: Rector Universidad Bautista de Cali

El más importante aporte fue hacer asequible la Biblia al pueblo. Lutero decía: “Debe ser posible preguntar a la madre en su casa, a los niños en las calles, al hombre común en el mercado, y comprobar que todos la explican y la traducen bien”. Este era el ideal y, por esa razón no sólo Lutero en Alemania, sino otros reformadores en diferentes países comenzaron a traducir La Biblia a sus propios idiomas.

Poco después Lutero diseñó dos catecismos para resumir la doctrina protestante y evitar los excesos en la interpretación de la Biblia. No obstante, el catecismo menor se usó para enseñar a leer a los hijos de los protestantes. La educación no llegó a ser generalizada entre los protestantes de inmediato, habría que esperar casi un siglo después para que con el Pietismo se difundiera tanto la lectura como la educación a través de las escuelas protestantes.

Obispo Francisco Duque:Iglesia episcopal anglicana de Colombia.

La sociedad de los siglos XIV a XVI era teocéntrica y teocrática. El poder de la Iglesia era absoluto. La inquisición sembraba temor en quienes pensaran diferente. Era una época de compraventa de la salvación por medio de las indulgencias papales. Lutero formó parte de un movimiento que tomaba fuerza: el Renacimiento. Su aporte contribuyó al pensamiento crítico e hizo parte del cambio del mundo medieval al moderno. Aportó a la configuración de la sociedad europea y ayudó a sembrar las bases de espíritus inconformes, innovadores y pensantes. El cristianismo tuvo que repensarse para apartarse de la inquisición, las indulgencias, el purgatorio, el papocesarismo, el celibato o la discriminación de la mujer. En otras palabras, fue una forma de librarse del poder político y de la extrema riqueza, para volver a la vocación evangélica.

Obispo Atahualpa Hernández Miranda:Presidente Iglesia evangélica luterana de Colombia

El mejor aporte de la Reforma protestante es el redescubrimiento de la salvación por medio de la gracia, es decir, como el don entregado por un Dios amoroso. Una relación ya no fundada en las obras personales o en lo que el hombre pueda hacer, sino en lo que él reciba directamente de Dios. Este punto influye además en las contribuciones de Martín Lutero a otras áreas de la sociedad, como la educación, el Estado, la inclusión de la mujer, el trabajo y los derechos del hombre. Una frase del monje agustino nos da suficiente luz para entender con mayor amplitud su legado: “El cristiano es señor de todas las cosas, pero es libre y siervo de todos y debe darse a todos”. Por la gracia de Dios, el hombre fue liberado de todo esfuerzo personal para ser aceptado, a través de una Iglesia que siempre se está reformando. En la actualidad, se advierte en un país que pasa de un proceso de guerra a concebirnos como país distinto en la reconciliación, dispuesto a restaurar las relaciones rotas.

Lorena Ríos Cuéllar:Oficina de Asuntos Religiosos, Ministerio del Interior.

Fue una de las plataformas que permitió el surgimiento de la democracia como sistema de gobierno, con la consecuente división de los poderes del Estado en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como el fortalecimiento de la autonomía de los gobiernos territoriales o locales. Además, permitió consolidar conceptos como la libertad de conciencia o la libertad religiosa, que hoy en Colombia constituyen una apuesta de la política pública del Estado, desde el Ministerio del Interior, al reconocer al sector religioso como actor social estratégico para la transformación.

Carlos Baena López:Pastor general Iglesia Dios Ministerial de Jesucristo Internacional

En la parte espiritual, la Reforma Protestante de Martín Lutero y sus seguidores abrió la puerta para que cada individuo pudiera leer directamente la Biblia y así tuviera la capacidad de hacer un libre examen de las escrituras, concibiendo así lo que hoy se entiende como la libertad de conciencia. Además, concretó algo que no se concebía en su momento: que cada persona pueda establecer relación directa con Dios.En lo social, reconoció y destacó el carácter personal de la religión y su correspondencia con la esfera privada de cada individuo. Reconoció que a donde vayan los hombres o mujeres, van con sus principios y deben servir a todas las personas. También generó una separación clave entre la religión y los poderes civiles. Con las enseñanzas de Lutero se rompió la idea de una Iglesia dominante, con la religión del príncipe y sus súbditos. Hoy, varios siglos después, el ciudadano decidió su religión y el Estado no puede imponérsela al ciudadano o gobernar su conciencia.

Juan Sebastián Rodríguez: Copastor del Centro Mundial de Avivamiento y director del Avivamiento Faith College

El aporte ha sido en múltiples ámbitos, generando beneficios en todas las áreas. En el ámbito político trajo descentralización y llevó a los gobiernos locales virtudes como el diálogo, la libertad de expresión y el respeto por la persona. En lo económico, condujo a ver el trabajo como servicio a Dios y al prójimo. Se generó un resurgimiento de valores como el respeto o la honestidad y la premisa de que, incluso en el endeudamiento o en el uso del crédito, todo cambia cuando se fomenta el ahorro en sociedad sin que las empresas dejen de beneficiarse con el crecimiento económico.

Pedro Stucky:Pastor Iglesia menonita.

El movimiento menonita traza sus comienzos en el año 1525 en Zúrich (Suiza), donde había echado raíces la Reforma Protestante, bajo la dirección de Ulrico Zwinglio, buen maestro bíblico. Movidos por el Espíritu de Dios, se bautizaron unos a otros comenzando así la primera Iglesia libre de un Estado y por eso capaz de ejercer crítica constructiva. Los anabautistas, más tarde llamados menonitas, se defendieron con la palabra en los juicios en su contra y siempre rehusaron defenderse usando armas. Tampoco participaron en las guerras de los poderes europeos contra los turcos que amenazaban las fronteras orientales de Europa.

Reverenda Gloria Ulloa:Presidenta del Consejo Mundial de Iglesias (CMOI)

Ayudó a derribar tres murallas que regían en la Iglesia: la interpretación exclusiva de la escritura a partir del papa, la posibilidad de convocar un concilio y la perspectiva de que la Iglesia estaba por encima de lo secular. La convicción de que las autoridades se pueden equivocar y, por extensión, la decisión de entregar la interpretación de las escrituras sagradas al pueblo devolvieron a los seguidores de Cristo su opción de renovar la vida en comunidad de fe. Una visión que no puede estar por encima del Estado, ni lo contrario. Deben ser poderes separados.

Héctor J. Pardo:Pastor general iglesia Tabernáculo de la Fe.

Nuestros países no fueron influenciados por la Reforma sino por la Contrarreforma. Una influencia son los derechos inalienables que la sociedad ha desarrollado para vivir en paz y armonía. Las libertades de expresión o de conciencia, los derechos a la vida, a la familia y al trabajo. Este último dado por Dios como bendición para desarrollar dones y talentos o contribuir a la sociedad desde escenarios como la propiedad privada.

En los escenarios políticos, en los tiempos de Martín Lutero se creía que el rey era la ley y que por eso estaba por encima de todos los derechos individuales y del Estado. La Reforma protestante determinó que el mismo gobierno está más bien sujeto a la ley. Es decir, la esencia de la división de poderes. El poder Ejecutivo, el Judicial y el Legislativo, cada uno independiente del otro. En épocas posteriores se construyeron, además, las universidades, los centros de salud, la Cruz Roja y tantas otras iniciativas que con el paso del tiempo beneficiaron al ser humano en lo económico, en lo político y en lo social.

Reverendo Édgar Castaño: Presidente de la Federación Consejo Evangélico de Colombia.

Lutero no quiso ir en contra de la Iglesia católica, sino generar una reforma que hizo al hombre libre. La traducción del texto bíblico abrió un espacio especial en la relación con Dios y la Biblia. La Reforma les dio el derecho a todos los hombres de leerla, privilegio que antes sólo tenían los sacerdotes. Eso generaba desigualdad y superarla fue un importante aporte. La democratización de la palabra fue clave, pues indujo a una lectura comunitaria. Lutero puso la Biblia en manos de todos y la convirtió en una herramienta de uso para que todos la entendieran desde sus criterios personales.

Reverendo Germán Suárez Núñez: Pastor general de la primera iglesia presbiteriana de Bogotá y protestante de Colombia.

Dejó la influencia de la lectura y escritura de la palabra de Dios en distintos idiomas. Con la aparición de la imprenta creció el deseo de aprender a leer y escribir y esta curiosidad disminuyó de paso el analfabetismo. También cambió la cosmovisión de un ser humano que permanecía en la oscuridad, con temor al infierno, y entendió que más bien podía aportar vida y luz a muchos creyentes. Otro aporte fue la democratización de la educación. Por ejemplo, los presbiterianos importaron los modelos educativos de los colegios mixtos en Colombia.

Edgardo Peña Arenas: Pastor general iglesia La Casa.

En los días de la Reforma todo estaba marcado por una desigualdad reforzada por la religión dominante. La idea de Lutero trajo un profundo impacto social. El mayor de ellos, el de la igualdad basada en el reconocimiento de la dignidad humana, es decir, el concepto de que todos somos iguales ante Dios. Desde esa óptica se dieron aportes como la libertad individual y de conciencia, la separación Estado-Iglesia, la lucha contra la injusticia y el surgimiento de la democracia moderna.

En cuanto al cristianismo en particular, dada la dignificación que trajo para el mundo el concepto de la igualdad, la Reforma protestante tocó también el ámbito de lo espiritual, logrando un cristianismo más genuino en su experiencia, en la posibilidad de tratar a Dios de manera más cercana y personal, y en la opción de eliminar toda forma de intermediación. Es decir, el odioso sistema de las indulgencias, convertido en los días de Lutero en la médula de una fe pseudocristiana que él tuvo que combatir.