Hope Hicks, la exmodelo que le maneja las comunicaciones a Donald Trump

Cercana al presidente, Hicks tendrá una tarea difícil en una Casa Blanca donde la comunicación esta marcada por el ritmo de los tuits, en estilo y tono muy personal del inquilino de la oficina Oval.

Del interinato, al oficialismo. La Casa Blanca confirmó a Hope Hicks, de 28 años, como la nueva directora de comunicación de Donald Trump,

La joven, que ocupa ese puesto de manera provisional desde hace varias semanas, fue confirmada en sus funciones de forma permanente, indicó el martes a un funcionario del Ejecutivo. Hicks trabajó para la Trump Organization y fue una de las primeras que se unieron a la campaña del magnate inmobiliario.

El puesto de director de comunicación tradicionalmente esta menos expuesto que el de portavoz, quien es el rostro cotidiano del presidente estadounidense. Desde la salida en julio de Sean Spicer, la portavoz ha sido Sarah Huckabee Sanders, de 34 años.

Cercana al presidente, Hope Hicks tendrá una tarea difícil en una Casa Blanca donde la comunicación esta marcada por el ritmo de los tuits, en estilo y tono muy personal del inquilino de la oficina Oval.

Lea también: Una 'millennial' para ayudar a Trump con la prensa

La relación de Hicks con la familia Trump es de vieja data. Según reseña la BBC, "comenzó cuando la firma de moda de Ivanka Trump, la hija mayor del presidente, empezó a recurrir a los servicios de Hiltzik Strategies, la compañía en la que Hicks trabajaba como relacionita pública (...) Pero Hicks es también modelo y llegó a desfilar con algunos de los diseños de Ivanka Trump".

Con Donald Trump empezó a trabajar en la campaña. Hope Hicks fue la encargada del Twitter del entonces candadiato. Esa red social fue el medio de comunicación más efectivo (y agresivo) del actual presidente de Estados Unidos. 

Después de la victoria electoral, Hope intentó regresar al mundo de la moda, sin embargo, Trumo, ya como presidente, la invitó a sumarse al equipo de comunicaciones. 

Cuando ésta concluyó con éxito y Trump se convirtió sorpresivamente en presidente de Estados Unidos, se apresuró a crear el puesto de directora de Comunicaciones Estratégicas para Hicks.

Hicks es la tercera persona en ocupar el puesto después de que Mike Dubke dimitiera en mayo, y de Anthony Scaramucci, quien tuvo un rápido paso por ese cargo. Apodado "The Mooch", este financiero de Nueva York llegó a la Casa Blanca a finales de julio para poner en orden una comunicación presidencial caótica y para terminar con las filtraciones a la prensa.

La cruel ironía que utilizó en una entrevista con un periodista neoyorquino, inusual en un comunicador, precipitó su caída.