Renuncia el revisor de las cuentas del Vaticano

Experto contable y financiero laico italiano, Libero Milone fue nombrado en mayo de 2015 en el puesto recién creado de "controlador general". Tenía como tarea modernizar y controlar el sistema económico y financiero de la santa sede.

AFP

El primer "controlador general" de las finanzas del Vaticano, Libero Milone, renunció al cargo, anunció este martes la Santa sede, sin brindar explicaciones sobre las causas de la partida de esta pieza clave de las reformas a las que aspira el papa Francisco.

Milone "presentó ayer (lunes) al Santo padre su dimisión al puesto de controlador general. El Santo padre la aceptó. La colaboración con la Santa sede finalizó así de común acuerdo", anunció el Vaticano en un breve comunicado.

La Santa sede continúa deseándole a Milone "el mayor el éxito en su futura actividad", y afirma que el procedimiento para encontrarle un sucesor comenzará "lo más pronto" posible.

Experto contable y financiero laico italiano, cuya carrera la realizó en su mayor parte en la consultora (de auditoría) Deloitte & Touche, Libero Milone, de 68 años, había sido nombrado en mayo de 2015 en el puesto recién creado de "controlador general" para el Vaticano. 

Llegaba entonces para completar una "troika" encargada de modernizar y controlar el sistema económico y financiero del Vaticano, junto al cardenal australiano George Pell, secretario (ministro) de Economía, y el cardenal alemán Reinhard Marx, coordinador del Consejo de Economía. 

El controlador general realiza el control financiero de los ministerios de la Curia y de las administraciones dependientes de la gobernación de la ciudad del Vaticano. Según los estatutos, tiene "plena autonomía e independencia" para realizar su misión en todos los servicios.

En noviembre de 2015, se constató un robo de datos del ordenador de Milone, en su despacho, ubicado no lejos de la plaza de San Pedro, lo que haría estallar el nuevo escándalo "Vatileaks".

Según varios medios de comunicación italianos, su partida representa un nuevo duro golpe para Pell, cuyos métodos contables modernos chocan con viejos hábitos anclados en el seno de la institución milenaria. Pell ha visto sus vastos poderes cercenados en los dos últimos dos años.