"Es muy muy triste lo que pasa"

Venezuela, tema de la cita Trump-Santos

El gobierno de Estados Unidos busca un concenso regional para actuar frente a la crisis venezolana.

Las violentas protestas en Venezuela preocupan a Estados Unidos y a la región. AFP

Venezuela está en la agenda de Donald Trump desde hace varios meses y por eso, la grave situación que atraviesa dicho país fue uno de los temas clave en la cita con el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, este jueves en la Casa Blanca. “La situación de Venezuela es muy muy triste”, dijo el inquilino de la Casa Blanca al comienzo del encuentro.

Ya lo ha dicho en otras oportunidades. Cuando el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, visitó Washington hace unas semanas, Trump le pidió hacer frente común para “respaldar la institucionalidad democrática de Venezuela y hacer frente al deterioro de sus crisis política y económica”. Después la Casa Blanca en un comunicado aseguró que “EE.UU. trabajará junto a Perú en la búsqueda de mejorar las instituciones democráticas y ayudar al pueblo venezolano”.

Pero el tiempo ha pasado y hoy la situación luce más grave. Las actuales manifestaciones, que comenzaron el primero de abril y que ya dejan 43 muertos, provocaron una violencia sin precedentes, con asesinatos, saqueos y represión. El presidente Nicolás Maduro tuvo que desplegar más de 2.000 uniformados para controlar la situación en el estado Táchira, fronterizo con Colombia.

La administración Trump, sin embargo, tiene claro que no actuará unilateralmente en este tema.  Rex Tillerson aseguró hace unos días que confía en cooperar con países de Europa para lograr avances en la gestión de la crisis política. En su cita con Mauricio Macri, presidente argentino, también le pidió abordar conjuntamente la crisis venezolana. Ayer el turno fue para Santos, quien puede ser una de las fichas claves para ayudar a dirimir el conflicto venezolano. Cabe recordar que, de acuerdo con Miami Herald, el mandatario colombiano fue buscado por Maduro para que se convirtiera en mediador con la oposición.

De acuerdo con una nota publicada en marzo en ese periódico "el Gobierno venezolano trata de convencer a Santos para que apueste su reputación personal en resucitar el desprestigiado proceso". Agrega el artículo del Herald que "fuentes cercanas a la situación dijeron que el régimen bolivariano ha estado tratando de convencer al recién nombrado Premio Nobel de la Paz para que auspicie el diálogo, tras el fracaso del proceso previamente impulsado por los ex presidentes Leonel Fernández y José Luis Rodríguez Zapatero".

Eso era antes de que Santos elevara el tono frente a la situación. Lo que llevó al colombiano a hablar más fuerte fue la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de asumir las funciones de la Asamblea Nacional (en manos opositoras). Santos también le pidió a Maduro respetar el derecho a la protesta, lo que le valió serias amenazas de Maduro. Desde entonces las relaciones bilaterales han ido de mal en peor. Maduro insiste que desde Colombia se respalda un golpe de Estado y el gobierno colombiano, al igual que EE.UU., decidió unirse con otros gobiernos regionales para pedir una salida pacífica a la crisis.

Un día antes del encuentro Santos-Trump, y ante la creciente preocupación por el anuncio de Maduro de realizar una Asamblea Nacional Constituyente, la embajadora de EE.UU. en la ONU fue más allá. Puso a Venezuela como tema de debate en el Consejo de Seguridad, diciendo que Venezuela podría seguir el camino de países como Siria si la inestabilidad sigue creciendo y no se respetan los derechos humanos.

Analistas insisten en que el gobierno de EE.UU. busca discutir con toda la región la aplicación de sanciones coordinadas a Venezuela.

Venezuela rechazó por su lado la "injerencia" de Estados Unidos y volvió a acusar a este país de financiar un golpe de Estado. El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, tachó como “inmoral” la cita de Santos con Trump. “Santos, tienes un desastre en Colombia y te metes con Venezuela que te hemos ayudado en los diálogos de paz y tú sigues atacándonos”, dijo el diputado en su programa de televisión.

Pero, ¿qué piensa Trump de Venezuela? De acuerdo con analistas, este es uno de los pocos temas en los que el presidente luce sensato. “Ha rechazado la violencia y ha pedido una salida institucional a la actual crisis”, explican expertos en The Washington Post. Ha pedido “hacer un frente común por el deterioro de la crisis política y económica”, agrega el diario.