Palestinos aspiran a su propia "primavera" pero temen reacción

En Ramala, capital política de Cisjordania, la prensa se felicitó este sábado de la firmeza del presidente Mahmud Abas en la tribuna de la ONU.

La mayoría de los palestinos quiere creer en su propia "primavera", al día siguiente del pedido histórico de adhesión a la ONU en tanto que Estado de pleno derecho, pero también temen la reacción de Israel y Estados Unidos.

En Ramala, capital política de Cisjordania, la prensa se felicitó este sábado de la firmeza del presidente Mahmud Abas en la tribuna de la ONU, pese a las incertidumbres, las presiones y las divisiones internas que rodean el reconocimiento internacional de un Estado palestino.

"Palestina ha resucitado", resumía el diario Al Ayyam.

El líder palestino llegará el domingo a Ramala, donde se espera un recibimiento triunfal, tras presentar el viernes al secretario general de la ONU Ban Ki-moon "el pedido de adhesión de Palestina en base a las fronteras del 4 de junio de 1967, con Jerusalén Este como capital".

Multitudes eufóricas celebraron la iniciativa el viernes por la noche en las ciudades autónomas de Cisjordania, en un ambiente festivo y pacífico.

En la franja de Gaza, sin embargo, el discurso de Abas en la ONU no tuvo mucho eco en la calle.

El movimiento islamista Hamas, rival del Fatah de Mahmud Abas y en el poder en la franja de Gaza, desaprobó la iniciativa del presidente de la Autoridad Palestina, y tachó de "insustancial" su discurso.

En el avión de vuelta de Nueva York a Ammán, Abas se comprometió a abrir "un diálogo profundo" con Hamas.

"Algunos responsables de Hamas se han opuesto a la iniciativa de la dirigencia palestina y han expresado sus reservas, pero en su conjunto, he recibido apoyos de dirigentes" de ese movimiento, aseguró.

Mahmud Abas goza ahora de una popularidad renovada, desde que plantó cara a la administración Obama, que hasta el último momento intentó disuadirlo de recurrir al Consejo de Seguridad de la ONU.

"Abu Mazen (nombre de guerra de Mahmud Abas) pronunció un discurso importante y valiente en todo sentido, en su calidad de líder del movimiento de liberación, de presidente del pueblo árabe palestino y de hombre de Estado", afirmó Adel Abdelrahman, editorialista del diario de la Autoridad Palestina, Al Hayat Al Jadida.

En Ramala, donde se encuentra la sede de la Autoridad Palestina, los habitantes interrogados el sábado de mañana dijeron estar orgullosos del espíritu combativo de Mahmud Abas en la tribuna de la ONU, pero temían medidas de represalias israelíes y estadounidenses.

"El peor escenario serían presiones y sanciones económicas, de Israel o Estados Unidos", confiaba Ghasan Zawahri, un taxista de 25 años.

Según una encuesta palestina publicada esta semana, 78% de las personas interrogadas esperan sanciones económicas y políticas israelíes, mientras que 64% están persuadidas de que Estados Unidos hará lo mismo.

El Cuarteto para Oriente Medio (ONU, Estados Unidos, Rusia y UE) propuso a israelíes y palestinos reanudar las negociaciones de paz, con el objetivo de alcanzar un acuerdo definitivo a fines de 2012.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó este sábado que está dispuesto a aceptar el plan del Cuarteto si no se imponen "condiciones previas".

Sobre las posibilidades de lograr un acuerdo el próximo año, Netanyahu se mantuvo prudente. "Si existe la voluntad de cerrarlo, será un éxito, porque es prometedor, si no hay esa voluntad, no funcionará", se limitó a decir.

La dirigencia palestina, por su lado, prometió estudiar el comunicado del Cuarteto. A modo de aviso, el presidente Abas reiteró sus exigencias de que se detenga la colonización israelí en Cisjordania y de que se negocie sobre la base de las fronteras previas a la guerra de junio de 1967, que incluyen Gaza, Cisjordania y Jerusalén oriental.