Acusan al Dalai Lama de aprobar inmolación de monjes

El líder espiritual lamenta las inmolaciones públicamente y pide que se detengan.

Un portavoz estatal chino acusó este viernes al Dalai Lama, líder religioso tibetano en el exilio, de "celebrar" las inmolaciones que en el último año están llevando a cabo monjes de esa etnia en China.

El Dalai Lama "ha aplaudido públicamente el coraje de las personas que se han prendido fuego a sí mismas", señaló el portavoz de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), Zhao Qizheng, en la rueda de prensa para presentar el plenario anual de esta institución, el máximo órgano asesor del régimen.

Zhao también criticó el hecho de que muchas de estas inmolaciones, más de 20 desde el pasado año, sean grabadas en vídeo, y que algunos testigos intenten impedir a equipos de rescate que salven la vida de los monjes.

El portavoz pidió que "no se tomen acciones extremas para expresar puntos de vista" y sugirió a los monjes que "no se dejen engañar" ya que "si pierden la vida por acciones extremas, será tarde para lamentarlo".

El CCPPCh y la Asamblea Nacional Popular (Legislativo) inician mañana, sábado, y el lunes 5 de marzo sus plenarios, en los que miles de delegados de todo el país, incluyendo el Tíbet, debatirán los problemas y retos de China de cara a 2012, también la creciente tensión en el Techo del Mundo.

Estos plenarios, las más importantes reuniones políticas del año para el régimen comunista, se celebran siempre en marzo, mes que suele coincidir con tensiones en el Tíbet, ya que monjes y grupos independentistas intentan recordar la fallida rebelión que en tal mes de 1959 provocó el exilio del Dalai Lama a la India.

Más de 20 monjas y monjes tibetanos, o sus simpatizantes, se han inmolado en 2011 y 2012 en China, muchos de ellos en Aba, una zona limítrofe entre las regiones dominadas por la etnia tibetana y las habitadas por los han, mayoría étnica del país.

Muchos de los que se inmolan han coreado consignas a favor de la independencia del Tíbet o el regreso del Dalai Lama en el momento de morir, según grupos pro tibetanos en el exterior.

Pese a las acusaciones del portavoz de la CCPPCh, el Dalai Lama sí ha lamentado las inmolaciones públicamente y ha pedido que se detengan, aunque argumenta que se producen por culpa del "genocidio cultural" que sufre su pueblo por parte de las autoridades chinas.

China asegura que el Tíbet es desde hace siglos parte inseparable de su territorio, mientras que los tibetanos argumentan que la región fue durante mucho tiempo virtualmente independiente hasta que fue ocupada por las tropas comunistas en 1951, si bien Pekín considera ese hecho una "liberación" de la "teocracia".

China no permite el acceso de periodistas extranjeros al Tíbet -salvo en viajes organizados por las autoridades- y en épocas sensibles como la actual limita o incluso detiene la entrada de turistas de otros países en la región.