Concluyen sin acuerdo las negociaciones en la ONU para nuevo tratado de armas

Roberto García Moritán, quien preside el comité negociador del tratado, declaró formalmente el final de la sesión vespertina.

La última sesión oficial de las negociaciones para el nuevo Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA) concluyó en Naciones Unidas sin que los países fueran capaces de consensuar un texto definitivo.

El diplomático argentino Roberto García Moritán, quien preside el comité negociador del tratado, declaró formalmente el final de la sesión vespertina poco antes de las 18.00 hora local (22.00 GMT) sin que los 193 países lograran un acuerdo.

El "optimismo" reinante en las delegaciones en el arranque de la jornada, después de los avances logrados, fue dando paso a la "prudencia" a medida que avanzaba el día, y terminó en "decepción" tras conocerse el fracaso de las conversaciones.

Las negociaciones empezaron a descarrilarse después de que EE.UU. pidiera "más tiempo" para poder estudiar el último borrador que se había consensuado el jueves, así como por las objeciones de otras grandes potencias como China o Rusia.

"La probabilidad de que tengamos hoy un acuerdo es muy frágil", reconocía un diplomático occidental a media tarde, mientras que uno de los presentes en las negociaciones admitía que "difícilmente tendremos texto en las próximas horas".

Aunque las delegaciones evitaron hablar de "fracaso", y repetían que tras las negociaciones se obtuvieron resultados "que nadie esperaba hace cuatro semanas", la sensación entre las ONG era de "frustración" y desengaño por la "oportunidad perdida".

"El presidente Barack Obama ha pedido más tiempo para alcanzar un acuerdo. ¿Cuánto tiempo más necesita?", se preguntó la secretaria general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, quien recordó que cada minuto muere una persona por culpa de la violencia armada.

Por su parte, la portavoz de Oxfam, Anna Macdonald, dijo que era el día de mostrar "coraje político" y lamentó que países clave "tiraran la toalla", pero se mostró optimista porque cada vez más países reconocen que hay que regular más el comercio de armas.

"Es triste y decepcionante terminar así, y pone de manifiesto la poca voluntad política de algunos estados de abordar un tema crucial para salvar tantas vidas", afirmó, por su parte, a Efe el director de la ONG española Fundació per la Pau, Jordi Armadans.

Un total de 193 países participaron en esta primera conferencia de la ONU sobre el TCA, con la que se busca regular el comercio mundial de armamento, mientras que las ONG pedían regular la venta de partes y componentes de armamento.

Temas relacionados