Dilma Rousseff arremetió contra políticas de austeridad en Europa

La presidenta de Brasil manifestó que se deben tomar medidas viables para estimular el crecimiento económico.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, arremetió este sábado en contra de las políticas de austeridad implementadas para hacer frente a la crisis en Europa y defendió la adopción de medidas para estimular el crecimiento y la inclusión social en el marco de la XXII Cumbre Iberoamericana.

Rousseff sostuvo enfáticamente que Brasil "defiende que la consolidación fiscal simultánea no es la mejor respuesta a la crisis mundial, y que puede inclusive agravarla, llevando a una mayor recesión", y añadió que esa visión permitió a su país superar los efectos de la crisis a partir de 2008.

En el discurso en el que estuvieron presentes los presidentes España y Portugal, dos países europeos duramente golpeados por la crisis, la dirigente de la sexta mayor economía del mundo afirmó que la austeridad sometió hasta ahora a sus poblaciones a "enormes sacrificios".

La mandataria brasileña recordó que la Cumbre Iberoamericanam celebrada en 1991, se realizó en momentos en que los países latinoamericanos estaban aún sumergidos en la "crisis de la deuda", y que "aconsejados por el Fondo Monetario Internacional" pasaron dos décadas haciendo un ajuste fiscal riguroso para digerir las dificultades.