Ya son 60.000 víctimas en Siria

Doce personas de una misma familia, la mayoría niños, murieron en un ataque.

A la violencia se suma la escasez que azota a las familias sirias.  / AFP
A la violencia se suma la escasez que azota a las familias sirias. / AFP

Moadamiya al-Cham, un poblado ubicado en las afueras de Damasco, solía ser un lugar tranquilo. Lo fue hasta hace unos meses, cuando el conflicto que comenzó en marzo de 2011 se extendió por todo el país y comenzó a cobrar diariamente la vida de cientos de inocentes. Ayer el turno fue para todos los miembros de una misma familia, la mayoría niños, que fueron víctimas de fuertes bombardeos por parte del ejército del presidente Bashar al Asad.

Según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), otros bombardeos, de la aviación y de la artillería, dejaron cientos de muertos y heridos en diferentes localidades de la periferia de la capital.

A eso se sumó el cierre temporal del aeropuerto internacional de Alepo, debido a reiterados ataques de los rebeldes. Mientras tanto, la comunidad internacional no logra alcanzar un acuerdo para una salida a la crisis tras 21 meses de conflicto, que, según el último balance de Naciones Unidas, deja ya 60.000 muertos.

La comisionada para Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, reveló datos reunidos por especialistas que señalan que 59.648 personas murieron entre el inicio del conflicto y el fin de noviembre de 2012. “Dado que el conflicto continúa desde ese mes, podemos suponer que al iniciarse 2013 ya son más de 60.000 los muertos”, señaló Pillay en un comunicado. “El número de muertos es impresionante”, añadió Pillay.

El balance de las Naciones Unidas es muy superior al del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una organización no gubernamental cercana a la oposición, que estima que la guerra civil en Siria ha dejado más de 46.000 muertos. En promedio, son 1.000 muertos por mes, el 76% de ellos hombres y el 7,5% mujeres, según la ONU.