Capriles pide a presidentes latinoamericanos no viajar a Venezuela

El gobierno venezolano está convocando a varios mandatarios para que asistan a la toma de posesión de Chávez el próximo 10 de enero.

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, pidió a los presidentes de la región que "no se presten" a la llamada del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y no acudan a los actos convocados para el jueves, día en que debería asumir el presidente Hugo Chávez.

"Con el mayor respeto a todos los presidentes de nuestra América Latina, yo le pido a los presidentes que no se presten al juego político de un partido político", indicó Capriles en una rueda de prensa.

El líder opositor mencionó a la argentina Cristina Kirchner, la brasileña Dilma Rousseff, el colombiano Juan Manuel Santos, el ecuatoriano Rafael Correa y el boliviano Evo Morales.

"Se están convocando a los presidentes de otros países para venir a nuestro país el 10 de enero a avalar un problema que hay en la Constitución", dijo Capriles en alusión a la marcha convocada por el gobierno en Caracas y en la que por ahora está confirmada la asistencia del uruguayo Jose Mujica, el presidente boliviano Evo Morales y el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

La oposición sostiene que si Chávez, hospitalizado en Cuba, no puede asumir el jueves, la Asamblea Nacional debe declarar su falta temporal y asumir la presidencia temporalmente el presidente del hemiciclo, el oficialista Diosdado Cabello.

Igualmente, rechaza que el gobierno continúe en funciones porque el jueves termina el actual periodo constitucional y empieza el nuevo.

El gobierno por su parte mantiene que Chávez podrá tomar posesión cuando esté en condiciones de hacerlo, ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

La Carta Magna establece que el presidente debe tomar posesión el 10 de enero ante la Asamblea Nacional y que ante una situación "sobrevenida" puede hacerlo ante el TSJ, sin fijar fecha.

Sin embargo, el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que viajará el próximo 10 de enero a Venezuela para apoyar al Gobierno de ese país en la fecha de la asunción presidencial de Hugo Chávez.

Morales participará en los actos previstos en Caracas para este jueves y mostrará de esa forma su solidaridad con Chávez, quien convalece en La Habana tras ser operado por cuarta vez del cáncer que padece y no hay indicios de que vaya a viajar a Caracas.

El de esta semana será el segundo viaje de Morales a Venezuela en menos de un mes, ya que el mandatario estuvo presente en ese país en diciembre pasado para participar en una reunión de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de las Américas (Alba).

Por su parte, Brasil considera como constitucional una prórroga de las funciones del gobierno venezolano más allá del jueves, cuando el presidente Hugo Chávez, gravemente enfermo en Cuba, está llamado a jurar un nuevo mandato, indicó un alto funcionario brasileño.

El asesor de relaciones internacionales de la presidenta Dilma Rousseff, Marco Aurelio Garcia, que viajó a La Habana entre el 31 de diciembre y el 1ero de enero para interiorizarse de la salud del presidente venezolano, definió en la noche del lunes la prórroga como un "plazo prudencial" contemplado en la Constitución venezolana, hasta que sea definido si Chávez está incapacitado para asumir el cargo, en cuyo caso, serán convocadas elecciones.

Brasil se ha mostrado como un puntal en la defensa de las instituciones democráticas en la región, con la exclusión en 2012 del gobierno paraguayo del Mercosur tras el derrocamiento del presidente Fernando Lugo, y la defensa del presidente hondureño Manuel Zelaya derrocado en 2009.