Asociación del Rifle en EE.UU. anuncia la "lucha del siglo"

Tras la matanza en la escuela de Newtown hace un mes, la opinión pública de Estados Unidos se muestra más favorable sobre la necesidad de endurecer el control de armas

Agencia AFP
Agencia AFP

La poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA, en sus siglas en inglés) inició su particular cruzada contra la iniciativa anunciada y firmada por el presidente de Estados Unidos para endurecer la legislación sobre las armas de fuego. Con una carta entregada a los asistentes a la mayor feria de armas del mundo -que se desarrollará hasta el viernes en Las Vegas-, la NRA anunciaba 'la lucha del siglo' contra Obama y sus planes de control.

'Les advertí de que este día estaba por llegar y así ha sido', escribía a sus más de cuatro millones de seguidores Wayne LaPierre, vicepresidente del grupo de presión. 'No se trata de proteger a vuestros hijos. No tiene que ver con frenar el crimen. Se trata de prohibir vuestras armas. ¡Punto!', escribió en la misiva LaPierre.

Mientras Obama apelaba el miércoles al sentido común de los ciudadanos y confiaba en su deseo de cambiar el actual orden para que no sucedan nuevas masacres como la de Connecticut, la NRA ejercía su músculo más extremista y cargaba las tintas contra la actual Administración, a la que acusaba de haber mentido en su intención de mantener un 'debate abierto'. 'Esa fue una sucia mentira', redacta LaPierre. 'No escucharon las preocupaciones de los dueños de armas. No consideraron ninguna solución real sobre cómo mantener a salvo a nuestros hijos', prosigue el vicepresidente.

'Por el contrario, Barack Obama, Joe Biden y sus amiguitos contrarios a las armas en el Congreso solo quieren culparte, denigrarte, acosarte y despojarte de tus derechos protegidos en la Segunda Enmienda [la que consagra el derecho a poseer y portar armas]', finaliza LaPierre.

El martes por la noche, anticipándose al mensaje presidencial que pondría en marcha una serie de órdenes ejecutivas para prohibir las armas de asalto, limitar los cargadores a diez balas y establecer un sistema exhaustivo de comprobación de antecedentes de los compradores de armas de fuego, la NRA inició su contraofensiva contra la Casa Blanca con un vídeo en el que calificaba al presidente de 'hipócrita elitista' por oponerse a que haya guardas armados en los colegios mientras que sus dos hijas son protegidas por el Servicio Secreto. La reacción de la Casa Blanca no se ha hecho esperar y ha calificado el vídeo de 'cobarde' y 'repugnante'.

Tras la matanza en la escuela de Newtown hace un mes, la opinión pública de Estados Unidos se muestra más favorable sobre la necesidad de endurecer el control de armas. Según el sondeo publicado el lunes por el Centro Pew, el 85% de los consultados está de acuerdo en endurecer la venta de armas de fuego, un resultado similar a la encuesta conjunta del diario The Washington Post y la cadena ABC, en el que nueve de cada 10 entrevistados coinciden en incrementar el control de su adquisición.

La NRA asegura que desde que la Casa Blanca anunciara la adopción de medidas para evitar la repetición de matanzas como la de la escuela Sandy Hook, el número de sus afiliados se ha incrementado en 250.000 personas. La NRA cuenta en la actualidad con más de cuatro millones de miembros. Su influencia en el Capitolio -donde deberían de aprobarse las medidas de Obama- es significativa debido a la contribución económica a las campañas electorales de muchos de sus socios. Según un estudio citado por el diario The Washington Post, de los 435 miembros de la nueva Cámara de Representantes, 205 (el 47%), recibieron apoyo financiero de la NRA en la pasada legislatura.

De los 100 senadores que se sientan actualmente en la Cámara alta, 42 aceptaron contribuciones de esa organización en el mismo periodo. En total, el 88% de los republicanos y el 11% de los representantes demócratas que forman parte del 113º Congreso han obtenido en algún momento de su carrera política donaciones de la NRA.