Argelino que escapó de planta de gas dice que secuestradores son extranjeros

"Los terroristas dijeron 'Ustedes no tienen nada que ver con esto, son argelinos y musulmanes, sólo queremos a los extranjeros'", explicó.

Un argelino que logró huir de los islamistas que le tenían secuestrado junto a otros rehenes en una planta de gas en Argelia aseguró este sábado a la AFP que sus secuestradores hablaban idiomas extranjeros y tenían kalashnikovs y lanzagranadas.

"Vi a cinco de ellos dentro de la planta, pero no sé cuántos más había fuera", dijo Iba El Haza, un chófer de la planta de gas de BP, situada en el Sáhara argelino cerca de la frontera con Libia, que fue tomada el miércoles por un grupo islamista armado.

"Dados sus acentos, entendí que uno era egipcio, uno tunecino, otro argelino y otro hablaba inglés o un idioma extranjero", agregó.

Haza se escapó durante una operación de las fuerzas especiales argelinas para intentar liberar a los rehenes y en la que murieron, según Argel, 12 rehenes y 18 secuestradores.

El grupo "Los que firman con sangre", dirigido por el veterano islamista radical Mojtar Belmojtar, afirma que aún tiene en su poder a varios extranjeros, entre ellos varios belgas y estadounidenses, a un japonés y a un británico.

"Vi a dos [rehenes] filipinos, otro que dijo ser estadounidense y dos más de los que desconozco la nacionalidad. Estaban cerca de nosotros", afirmó.

"El primer ataque [del ejército argelino] fue alrededor de las 9H00 [8H00 GMT] del jueves. Fue cuando decidimos irnos [...] Nos fuimos directos hacia donde estaba el ejército. Habíamos roto los candados y nos fuimos", explicó en referencia a los candados de los cuartos en los que estaban encerrados.

Haza añadió que sus secuestradores tenían fusiles kalashnikov, ametralladoras y lanzagranadas y que le dijeron que sólo les interesaban los rehenes extranjeros.

"Los terroristas dijeron 'Ustedes no tienen nada que ver con esto, son argelinos y musulmanes. No los vamos a retener, sólo queremos a los extranjeros'", explicó.

Más de 72 horas después del ataque de un comando islamista y la posterior toma de rehenes de la planta de In Amenas, situada 1.300 km al sureste de Argel, las fuerzas especiales seguían este sábado rodeando a los secuestradores, que retienen todavía a una decena de rehenes, tanto argelinos como extranjeros, indicó una fuente de seguridad argelina.

Temas relacionados