Corea del Norte amenaza al Sur, China se impacienta

Esto tras el anuncio de posibles sanciones de la ONU a Corea del Norte si lleva a cabo un nuevo ensayo nuclear.

El enviado especial de EE.UU. para Corea del Norte, Glyn Davies./ EFE
El enviado especial de EE.UU. para Corea del Norte, Glyn Davies./ EFE

Corea del Norte amenazó el viernes a Corea del Sur con "represalias físicas" si se asocia a las nuevas sanciones votadas esta semana por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

"Si los traidores del régimen fantoche de Corea del Sur participan directamente en las pretendidas '¡sanciones' de las Naciones Unidas, se tomarán severas represalias físicas", advirtió el Comité norcoreano para la Reunificación Pacífica de la Patria.

Corea del Norte anunció este jueves su intención de llevar a cabo un nuevo ensayo nuclear, un desafío a Estados Unidos, su "peor enemigo", y a las sanciones de la ONU tras el lanzamiento en diciembre de un cohete considerado por Washington como un misil balístico.

"Esas sanciones son una declaración de guerra contra nosotros", estimó el comité norcoreano. Una nueva prueba nuclear norcoreana sería el tercero, después de los realizados en 2006 y 2009 que respondían ya entonces a sanciones votadas en la ONU después de lanzamientos de cohetes.

En la resolución, el Consejo de Seguridad expresó "su determinación de adoptar medidas significativas en el caso de un nuevo lanzamiento o prueba nuclear norcoreana". De acuerdo con los principios de la resolución, Washington adoptó nuevas sanciones contra entidades o individuos acusados de contribuir a su programa nuclear militar.

"La declaración de Corea del Norte es una provocación innecesaria", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, y agregó que una nueva prueba nuclear sería una violación significativa de las sanciones de la ONU y aislaría aún más a Pyongyang.

El secretario de Defensa, Leon Panetta, subrayó por su parte que Estados Unidos está "plenamente preparado" para encarar un test como este. El Gobierno estadounidense precisa que dichas medidas responden a la resolución 2087 del Consejo de Seguridad de la ONU votada el martes tras el tiro del 12 de diciembre. Este texto es fruto de intensas negociaciones entre Washington y China, que voto a favor después de haber defendido una simple declaración.

En una rara advertencia a su aliada, China previno este viernes que "no vacilará" en reducir su ayuda a Corea del Norte si Pyongyang realiza un nuevo ensayo nuclear. "Si Corea del Norte realiza nuevas pruebas nucleares, China no vacilará en reducir su ayuda" al régimen de Kim Jong-Un, escribe el Global Times en un editorial que la situación en la península coreana coloca a Pekín ante un "dilema".

"Parece que Corea del Norte no aprecia los esfuerzos de China. Critica a China sin nombrarla explícitamente", prosigue el editorial del diario en lengua inglesa. El diario cita una declaración norcoreana que evoca "esos grandes países (...) aquí abandonan sin dudar hasta los principios más elementales, por influencia del arbitrario estadounidense", alusión transparente a China, que votó las sanciones contra su aliado en la ONU.

"Dejemos a Corea del Norte con su 'cólera'", escribe el diario, y añade que "China debe reducir sus expectativas en cuanto a los efectos de sus estrategias con la península", porque "nos alejamos cada vez más del objetivo de (su) desnuclearización".

Advierte que si Seúl, Tokio y Washington toman el camino de unas "sanciones extremas" contra Pyongyang, China se opondrá "resueltamente" porque "debemos preservar nuestro interés nacional".

Corea del Norte, donde una hambruna dejó centenares de miles de muertos a mediados de los noventa, sobrevive económicamente gracias al apoyo chino y a la ayuda alimentaria internacional. Pekín "desea una península estable", pero "tampoco será el fin del mundo si se producen incidentes allí", y esto "debe ser la base de nuestra posición", añade el diario.

El Global Times, que publica el mismo editorial en sus versiones inglesa y china, es un diario del grupo del Diario del Pueblo, el órgano central del Partido Comunista chino (PCC). Sus editoriales, de tono más libre que los comentarios oficiales, reflejan un punto de vista autorizado por la totalidad o parte de la dirección china.