ONU pide el fin de la violencia en Malasia

Pidió el diálogo entre las partes para lograr una solución pacífica a la disputa.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió este miércoles al cese de la violencia en el enclave de Sabah (Malasia) y pidió el diálogo entre las partes para lograr una solución pacífica a la disputa.

Fuerzas militares y policiales malasias registran esa zona tras los enfrentamientos de los últimos días con miembros de una milicia filipina enviada el mes pasado por el sultán de Joló para reclamar un territorio de la isla de Borneo que formaba parte de las posesiones de sus antepasados.

En los combates de los últimos días han muerto al menos cuarenta personas (32 milicianos filipinos y ocho policías malasios), según las autoridades de Malasia.

Ban, en un comunicado difundido por su portavoz, pidió hoy el final de los combates y el diálogo entre las dos partes para buscar un acuerdo pacífico que ponga fin a esta situación.

El secretario general de Naciones Unidas también expresó su preocupación por el impacto que la situación pueda tener en la población civil y pidió que todas las partes permitan la distribución de ayuda humanitaria y el respeto a los derechos humanos.

Las autoridades de Malasia confirmaron hoy la muerte de al menos 13 milicianos filipinos durante el ataque aéreo lanzado ayer por el Ejército malasio después de que 19 milicianos y ocho policías murieran el pasado fin de semana en los enfrentamientos librados en el distrito de Lahad Datu.

El sultanato de Joló, establecido en el siglo XV, cedió Sabah a la Compañía Británica de Borneo Norte en 1878 y el territorio se incorporó a Malasia en 1963, contra los deseos del entonces sultán y el Gobierno filipino.