Régimen y rebeldes sirios se acusan de emplear armas químicas

Rusia dio crédito a las acusaciones del gobierno de Bashar al Asad.

El régimen y los rebeldes sirios se acusaron mutuamente este martes de haber empleado armas químicas, por primera vez en dos años de conflicto, aunque Estados Unidos dijo no tener pruebas de ello.

Rusia dio crédito a las acusaciones del gobierno de Bashar al Asad, su aliado, diciendo haber "recibido informaciones" de que los rebeldes emplearon armas químicas durante un ataque en la provincia de Alepo (norte), que dejó oficialmente 31 muertos. La información no la pudo confirmar ninguna fuente independiente.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG siria con sede en el Reino Unido, confirmó un disparo de misil tierra-tierra contra el ejército en la localidad de Jan al Asal, pero duda de que estuviera cargado de material no convencional.

Mientras tanto, en Estambul, el "primer ministro" interino de la oposición, Ghasan Hitto, dijo que no dialogará con el gobierno, y puso entre sus prioridades la caída del régimen y el envío de ayuda a las poblaciones de las regiones del norte y el este bajo control rebelde.

Hitto formará un gobierno de aquí a un mes, que tendrá como misión proteger las infraestructuras y los recursos públicos y privados, gestionar los puestos fronterizos en manos de la insurgencia y coordinar la ayuda humanitaria internacional.

Francia y Estados Unidos, que apoyan a los rebeldes, saludaron la elección de este "primer ministro" interino de la oposición.

"Los terroristas lanzaron un misil que contenía productos químicos desde Kfar Dael, en la región de Nairab, contra la región de Jan al Asal", al oeste de Alepo (norte), declaró el ministro sirio de Información, Omran al Zohbi.

El ministro atacó a "la Liga Árabe, la comunidad internacional y los Estados que arman, financian y albergan a los terroristas, así como el gobierno (turco) de Erdogan y Catar" por "este crimen perpetrado por los terroristas, que utilizaron un arma prohibida por la ley internacional".

Los rebeldes del Ejército Sirio Libre desmintieron al ministro, y acusaron al régimen de emplear armas químicas."Sabemos que el ejército ha atacado Jan al Asal utilizando un misil, y nuestras primeras informaciones apuntan a que éste podría contener armas químicas dentro. Hay muchas víctimas, y numerosos heridos tienen problemas respiratorios", declaró un portavoz del ESL, Luai Moqdad.

"No tenemos ni misil de largo alcance ni armas químicas", añadió.Un médico de un hospital de Alepo, por su lado, declaró a la televisión oficial que estos "productos tóxicos están provocan vómitos y una pérdida de conciencia".En principo se espera que la ONU o la Cruz Roja acudan a la zona para verificar los hechos.

En los últimos meses, los rebeldes se apoderaron de importantes depósitos de armas del ejército.La comunidad internacional multiplicó las advertencias contra el gobierno, para que no utilizara armas químicas.

Estados Unidos dijo no disponer de "ninguna prueba para sostener las acusaciones de que la oposición ha utilizado armas químicas", y lanzó una nueva advertencia al gobierno de Damasco.Por el contrario, Moscú dio crédito a la tesis del régimen sirio, acusando a los rebeldes de haber utilizado armas químicas, y sin precisar si su información viene de fuentes rusas o sirias.