Rousseff: "El papa es argentino, pero Dios es brasileño"

La presidenta brasileña es la segunda jefe de Estado que se reúne con el pontífice.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, bromeó el miércoles tras encontrarse con el papa Francisco en el Vaticano al afirmar que el papa es argentino, "pero que Dios es brasileño".

"Tenéis mucha suerte porque es un gran papa, pero como nuestra gente siempre dice, el papa será argentino, pero Dios es brasileño", respondió Rousseff con una sonrisa a los periodistas de Argentina que le preguntaban sobre qué opinaba de que Francisco proviniese de su país.

La mandataria se detuvo algunos instantes con la prensa tras la reunión del miércoles con el papa, que duró cerca 30 minutos en la biblioteca del Palacio Apostólico.

La presidenta brasileña es la segunda jefe de Estado que se reúne con el pontífice, después de que el pasado lunes éste recibiese a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

Rousseff se dijo muy satisfecha de su reunión con el papa Francisco, quien le mostró su "entusiasmo" por el viaje que el próximo julio realizará a Río de Janeiro para participar en la Jornada Mundial de la Juventud y adelantó que también visitará el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, en Sao Paulo.

Sobre sus impresiones tras conocer a Francisco, la presidenta brasieña dijo que el papa es una persona "muy carismática" y destacó sobre todo su "gran compromiso con los pobres",

También destacó su "modestia" y su "normalidad" y bromeó sobre que Francisco habla el "portuñol", pero entiende perfectamente el portugués y no hizo falta un traductor.

Temas relacionados